Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¡Les dijeron no!

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos

Como ustedes sabrán, los ecuatorianos residentes en el exterior no participamos de las elecciones seccionales del Domingo 23 de Febrero. La verdad eso me tenía un poco preocupada y frustrada, aunque realmente sin razón porque solamente un voto no hubiera logrado la gran diferencia que logró el pueblo de Ecuador.

Bettty Escobar

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos


Publicidad

Como ustedes sabrán, los ecuatorianos residentes en el exterior no participamos de las elecciones seccionales del Domingo 23 de Febrero. La verdad eso me tenía un poco preocupada y frustrada, aunque realmente sin razón porque solamente un voto no hubiera logrado la gran diferencia que logró el pueblo de Ecuador.

En realidad la reelección de Jaime Nebot a la Alcaldía de Guayaquil no fue mayor sorpresa para mí, pero en cuanto a Quito especialmente, no estaba segura de lo que pudiera pasar. Sobre todo luego de ver una campaña absolutamente desigual y un ente electoral como el CNE que no sancionó ni reguló como debía el uso excesivo de recursos públicos para promocionar a los candidatos oficiales.

De nada sirvieron las cartas, los mensajes de texto, las llamadas telefónicas, las tres horas de campaña de estos últimos sábados (incluyendo el del 22 de Febrero, donde supuestamente había que respetar ya el silencio electoral) y ni que el mismísimo Presidente Correa pidiera licencia para tratar de conseguir votos para sus candidatos.

Ahora bien, no creo que se pueda llamar a los resultados electorales del 23 de Febrero un rotundo triunfo contra el gobierno de Alianza País, pero no puedo dejar de desmerecer lo que significa que hayan perdido (según los sondeos no oficiales) en las ciudades más grandes del Ecuador.

Para mí es una señal clara de que algo está sucediendo, de que el pueblo está despertando, no sé si realmente los ecuatorianos nos dimos cuenta de la forma prepotente que se trató manipular la intención de voto de los ciudadanos o si nos cansamos de ver a un CNE que no actuó nunca, que no fue imparcial y que no tuvo reparo alguno en demostrarlo. O tal vez pueda ser que influyó ver a nuestro hermano pueblo de Venezuela atravesando los duros momentos que viven hoy para salir de una dictadura que los tiene atosigados. Tal vez sea una de estas razones o por qué no, todas estas juntas.

Si me preguntan a mí, yo creo que la participación del Presidente en la campaña le hizo más daño que bien a sus candidatos. Desde el momento que empezó a apadrinarlos yendo de un lado al otro, los hizo ver débiles, dependientes e ineficientes.

En resumen creo que muchos le dijeron no a la revolución ciudadana y espero que esto haga reflexionar a algunos, porque el mensaje aquí es que hay muchos que no están contentos y el Señor Presidente debe reconocer eso y debe reflexionar.  Correa expresó: “hemos tenido un importante revés en la capital, que habrá que analizarlo”…bueno, esperemos.

Como también espero que en los próximos días el CNE investigue algunas irregularidades denunciadas por algunos medios y tuiteros en las redes sociales, como por ejemplo el caso que reportó el Diario Extra, en el Cantón Ponce Enríquez (Azuay), donde no pudieron sufragar porque la máquina para voto electrónico daba opción a un solo candidato, entre otras acusaciones.

El 23 de Febrero Ecuador eligió 221 alcaldes y 23 prefectos. Participaron 11 partidos y movimientos nacionales y 70 movimientos y 93 alianzas locales.

El pueblo ecuatoriano votó y ha sido claro. Ha dicho no a la corrupción, no a la falta de independencia judicial, no a la falta de independencia de poderes, no a la prepotencia, no a la falta de derechos humanos, no a la falta de libertades y no a la persecución. No a todo, todito, todo eso. ¡No!