Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela

Alvaro Alemán
Quito, Ecuador

Es un libro inencontrable, Poetas del Ecuador, Ediciones Medina, En la mitad del mundo, Quito, 1966.

Álvaro Alemán

Alvaro Alemán
Quito, Ecuador


Publicidad

Es un libro inencontrable, Poetas del Ecuador, Ediciones Medina, En la mitad del mundo, Quito, 1966. El investigador Enrique Ojeda lo encuentra y recupera de entre sus páginas un pequeño texto del mayor poeta ecuatoriano del siglo XX: Jorge Carrera Andrade. El texto se titula “Venezuela”, no ha sido recogido en ninguna de las versiones previas de la obra poética de Carrera Andrade y aparece, además de su sitio en la obra antes citada, en la imprescindible obra de Ojeda: Poemas desconocidos Jorge Carrera Andrade (Quito, Paraíso editores, 2002). Este sentido texto, escrito por quien tuvo una relación cercana con Venezuela y que entabló amistad con sus grandes voces literarias (Arturo Uslar Pietri, Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco, etc.) pertenece a un género de documentos ocultos y perdidos que poetas como el mismo Carrera Andrade evocan mediante alusiones a su condición a la vez escondida y primordial. Para el crítico Iván Carvajal, el poemario más importante de Carrera Andrade es aquel que lleva el nombre clave de País Secreto, publicado en Tokio en 1940. Años antes, el poeta franco ecuatoriano Alfredo Gangotena publica tal vez su texto más importante: Tempestad Secreta en el que alude al cruce del umbral acídico entre los mundos interiores y externos. El crítico y editor Raúl Pacheco, en su coordinación de los tomos críticos Re-Incidencias, del Centro Cultural Benjamín Carrión—obras cruciales para la comprensión de la historia literaria ecuatoriana—habla de páginas salvadas, aludiendo así tanto a la labor de recuperación de estos textos dispersos y olvidados como a la vocación salvacional de los mismos. Venezuela, hogar pródigo y pasajero de dos voces ecuatorianas titánicas, Jorge Carrera Andrade y César Dávila Andrade respectivamente, como región de la imaginación y como mundo, registra en el texto del poeta ecuatoriano su vida secreta, su condición salvífica, su dimensión desconocida y contemporánea.

Tienes la dimensión de la esperanza

y la forma de un águila que vuela,

ancha tierra de minas y labranza

Venezuela.

“No encontré todo lo que necesito así que tendré que buscar las otras cosas en otro lugar”, dijo Romero, un ama de casa de 44 años, al salir del mercado con algunas verduras y productos enlatados. A la escasez y desabastecimiento que aquejan a los venezolanos desde hace varios años, se suma ahora la incógnita sobre quién tomará las medidas económicas necesarias, como un ajuste en la tasa de cambio y la liberalización en los controles de precios de productos, ante la ausencia del presidente Hugo Chávez. Analistas atribuyen la escasez al fracaso de un modelo económico basado en férreos controles de divisas y de precios, así como a una reducción del aparato productivo privado tras años de expropiaciones y nacionalizaciones. No se trata ni siquiera de largas filas de compradores o que falte un producto en todo el país: es que en la mayoría de los casos, cuando se consigue azúcar, no hay harina; si hay harina, falta el pollo.”

El Dorado de nuevo descubierto,

convertido en camino y en escuela,

morada de un audaz pueblo despierto

Venezuela.

“Leopoldo López, líder de la oposición venezolana, ya está en manos de la policía. Se entregó antes del mediodía de hoy luego de encabezar un multitudinario mítin en Chacaíto, donde criticó duramente al Gobierno de Nicolás Maduro y dijo que su encarcelamiento debe servir para que Venezuela despierte.López es requerido por la justicia por la muerte de tres personas en las protestas callejeras del pasado 12 de febrero. “El día de hoy me presento ante una justicia injusta, ante una justicia corrupta. En Venezuela no hay justicia”, dijo López al inicio de su corto discurso en Caracas. Vestido de blanco y con la bandera de Venezuela en las manos, López apareció junto a una estatua de José Martí en la Plaza Brión de Chacaito, donde miles de sus simpatizantes, también vestidos de blanco, estallaron en júbilo al verlo.”

Se repartieron tus riquezas varias

jinetes de armadura y escarcela,

mas venciste en jornadas libertarias

Venezuela.

“Hasta hace pocos años, los venezolanos se iban a la playa cuando había elecciones. El voto no era, ni es, obligatorio. Pero el país ha pasado de la apatía total al total entusiasmo. El torrente de electores, colas enormes esperando al sol, a pie firme, durante horas y horas, desbordó todas las estructuras previstas para la votación. El aluvión democrático hizo también dificultosa la aplicación de la prevista tecnología último modelo para evitar los fraudes, en este país donde los muertos tienen la mala costumbre de votar y donde algunos vivos votan varias veces en cada elección, quizá por culpa del mal de Parkinson. . . Hasta ayercito nomás, en la Venezuela saudí, paraíso petrolero, el censo reconocía oficialmente un millón y medio de analfabetos, y había cinco millones de venezolanos indocumentados y sin derechos cívicos. Esos y otros muchos invisibles no están dispuestos a regresar a Nadalandia, que es el país donde habitan los nadies. Ellos han conquistado su país, que tan ajeno era: este referéndum ha probado, una vez más, que allí se quedan.”

Tus nubes fingen cargas de lanceros

sobre las torres de tu ciudadela.

(En tu cielo hay lanceros y no corderos

Venezuela).

Venezuela vuelve a llorar la pérdida de una vida inocente, la muerte de un joven de 14 años, estudiante de secundaria, que tenía toda la vida por delante y que desgraciadamente nunca podrá cumplir sus sueños por culpa de un balazo en su cabeza, disparado por un agente de policía, durante una manifestación en la región de Táchira. Puede parecer un asesinato más, que terminará quedando impune o no, pero desde luego lo que refleja es la caótica situación en Venezuela; un país que ahora mismo tiene una importante carestía de productos básicos de primera necesidad, donde los precios, por culpa de la inflación, están al alza y la situación política es absolutamente inestable, con varios miembros de la oposición en la cárcel. En definitiva es un país que marcha a la deriva, muy perjudicado por la caída en el precio del petróleo, el bien con el que se sostiene gran parte de la economía del país. Se llamaba Kluivert Roa, se manifestaba contra el Gobierno y durante los enfrentamientos entre Policía y manifestantes, muy cerca de la Universidad Católica de Táchira, murió a manos de un agente.

Ancha tierra de amor y aves extrañas

pero también del libro y de la espuela

y de palacios junto a las cabañas,

Venezuela.

El candidato oficialista a la presidencia de Venezuela, Nicolás Maduro, asegura que el fallecido presidente Hugo Chávez, se le apareció en forma de “pajarito chiquitico” y lo bendijo al arrancar este martes su campaña electoral. Maduro contó que estaba orando en una pequeña capilla católica, completamente solo, cuando apareció el ave con la que se comunicó con silbidos. “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba”, dijo señalando su cabeza e imitando un aleteo. El pájaro se paró en una viga de madera donde comenzó a silbar, a lo que Maduro también respondía con silbidos. “Yo sentí el espíritu de él”, agregó refiriéndose a Chávez. “Lo sentí ahí como dándonos una bendición, diciéndonos: ‘Hoy arranca la batalla. Vayan a la victoria, tienen nuestras bendiciones’. Así lo sentí yo desde mi alma”, relató Maduro en el patio de la casa natal de Chávez, en Sabaneta, en el estado de Barinas.

Ancha tierra, de ti parten caminos

hacia la aurora. Nueva Compostela

de América, fanal de peregrinos

que bendicen tu suelo, Venezuela.

En su tercer viaje, en el que Cristóbal Colón divisa la desembocadura del Orinoco, en la costa misma de Venezuela, el navegante escribe: “Grandes indicios son estos del Paraíso Terrenal, porquel sitio es conforme a la opinión destos sanctos e sacros theólogos. Y asimismo las señales son muy conformes, que yo jamás leí ni oí que tanta cantidad de agua dulçe fuese así adentro e vezina con la salda; y en ello ayuda asimismo la suavíssima temperancia. Y si de allí del Paraíso no sale, parece aún mayor maravilla, porque no creo que se sepa en el mundo de río tan grande y tan fondo. . . ni que se pueda subir allá; porque creo que allí es el Paraíso terrenal, adonde no puede llegar nadie salvo por voluntad divina”.

Y besan el sarcófago de glorias

donde el Libertador descansa y vela

preparando en la paz nuevas victorias

para nuestras naciones, Venezuela.