Ecuador. Sábado 22 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Patiño tacha de irrespetuosa reacción de Cameron a dictamen de la ONU

Quito, Ecuador. 05 de febrero de 2016. El Canciller del Ecuador Ricardo Patiño y el Vicecanciller Fernando Yépez en rueda de prensa se pronuncian sobre el informe de Naciones Unidas sobre el caso de Julian Assange. Carlos Pozo / Cancillería del Ecuador

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, tachó hoy de “irrespetuosa” y “ridícula” una reacción del primer ministro Británico, David Cameron, quien calificó, también de “ridículo”, un dictamen de un grupo de trabajo de la ONU sobre la situación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange.


Publicidad

“Lamentamos muchísimo unas declaraciones de esa naturaleza: que se le diga ridícula a una decisión de un grupo de trabajo sobre derechos humanos y a lo que el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha decidido”, dijo Patiño en declaraciones a periodistas en la cancillería, en Quito.

El pasado día 5, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU pidió al Reino Unido y Suecia que pusieran fin a la “privación de libertad” del periodista australiano, quien se encuentra asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012.

Patiño comentó que, además del grupo de trabajo de la ONU, el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha declarado “que es necesario que Suecia y el Reino Unido corrijan sus errores y dejen en libertad a Julian Assange”.

“Ahora, si eso considera el señor Cameron que es ridículo…a mi lo que me parece que es ridícula es su reacción y que es irrespetuosa”, aseveró.

El ministro resaltó que “todo el mundo” tiene que acatar las decisiones de la ONU cuando “le gustan” a Gobiernos como el británico, pero en caso contrario, cuando se trata “de una detención arbitraria”, la decisión “es ridícula”, dijo.

“Qué buena manera de irrespetar a las Naciones Unidas tiene ese Gobierno”, apostilló.

El ministro de Relaciones Exteriores se mostró “altamente sorprendido de que un Gobierno que se dice civilizado califique como ridícula la decisión de un organismo de los derechos humanos de las Naciones Unidas”.

Y opinó que el Ejecutivo del Reino Unido debería “pensar muy bien” lo que hace “y darse cuenta del ridículo” que está haciendo, así como “de la vergüenza” que está haciendo pasar a su sociedad.

Assange fue detenido en Londres el 7 de diciembre de 2010 a petición de Suecia, que le reclama por delitos sexuales de los que no ha sido acusado, aunque solo uno de los cuatro iniciales sigue vigente.

El fundador de WikiLeaks niega esos hechos, por los que no ha sido interrogado, y rechaza la entrega, pues cree que Suecia le extraditaría a Estados Unidos, donde podría afrontar un juicio militar y una eventual condena a la pena de muerte por las revelaciones de su portal.

Tras perder la batalla legal en el Reino Unido, Assange se refugió el 19 de junio de 2012 en la embajada de Ecuador, país que le concedió asilo, pero Londres ha rechazado darle un salvoconducto diplomático para ir a Quito y la Policía británica le vigila para detenerle si pone un pie en la calle. EFE [I]