Ecuador. Martes 23 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Familiares de Marina y María José aún no creen versión oficial de lo ocurrido en Montañita

Hermanos y un cuñado de María José Cuni, publicada en el diario argentino Clarín, el 3 de marzo de 2016. Foto de Fernando de la Orden.

Los familiares de Marina Menegazzo, de 21 años, y María José Coni, de 22, las turistas argentinas que desaparecieron el lunes 22 de febrero en Montañita, y que según la versión de la Policía fueron asesinadas ese mismo día, no creen todavía que esa sea toda la verdad, según reporta el diario argentino Clarín, en un informe de sus actividades en Montañita, donde se encuentran haciendo su propia investigación.

Clarín informa que la madre y el hermano de María José Coni (Gladys, y Felipe) además del hermano y el cuñado de Marina Menegazzo (Marcos y Cristian) han abandonado sus trabajos en Argentina y se encuentran en el lugar de los hechos “solos y sin abogados, armando una investigación paralela, artesanal e insólita” en la que incluso están dispuestos a interrogar a los acusados.

“Mi cuñado entró a la morgue, yo no quise entrar, están irreconocibles. Lo increíble es que habiendo tantas dudas nadie pidió un ADN. Yo soy el hermano de Marina, estoy acá desde el domingo y nadie vino a tomarme una muestra. Por eso no firmamos nada, no reconocimos nada”, dice Marcos Menegazzo a Clarín en Guayaquil, antes de partir otra vez a Montañita.

“Ahí empezamos a ver que algo no cerraba, y cuando fuimos a Montañita vimos que han armado una puesta en escena absurda. Por ejemplo, fuimos a ver a la dueña del bar. Nadie la había entrevistado. Cuando preguntamos a los investigadores nos dijeron: ‘es que era domingo y el bar estaba cerrado”, sigue Marcos Menegazzo.

Fuimos a la pocilga inmunda donde dicen que fueron las chicas. Yo, si voy con cinco amigos de noche no me meto ahí ni loco, es como meterte solo a una villa de noche (un suburbio) y en otro país. Caminando alrededor encontramos la funda de la cámara de fotos de Majo. Y en la zona donde supuestamente encontraron los cuerpos no habían hecho ni un perímetro, podías caminar encima. El cuerpo de Majo apareció el jueves y el de Marina el domingo, pero ahí nos dimos cuenta de que estaban a menos de 20 metros de distancia. Flaco, estaban al lado ¿nadie los vio?”, sigue. Y dice que todo está “emparchado”: que nunca se había mencionado la participación de un taxi hasta que alguien instaló que las chicas habían subido con los dos detenidos a un taxi. “Vas a ver que ahora aparece un taxista”, le dijo Marcos al cuñado. El periódico agrega: “Por supuesto, ahora apareció un taxista que dice que las llevó”.

La madre de María José, Gladys, tampoco cree la versión oficial. Según narra Clarín, la mujer ha entrado sola a reconocer el cuerpo de su hija, entrevistó a la mujer del kiosco que supuestamente las vio, a la dueña del hostel donde durmieron y a los empleadores de uno de los detenidos: “Grabamos todo, le preguntamos si tuvieron algún problema con el que le dicen “El Rojo”, nos dijeron que jamás. El hermano de Marina hacía lo mismo un día antes y nosotros íbamos después a ver si la gente iba cambiando los hechos. Queremos la verdad”, dice la mujer, y agrega que no se irá, ni repatriará los cadáveres, hasta que no sepa lo que ocurrió con su hija.