Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Colombianos celebran en hamacas y camas rodantes el Día de la Pereza

Día de la Pereza

Un centenar de habitantes del municipio colombiano de Itagüí, cercano a la ciudad de Medellín (noroeste), sacaron hoy sus camas, hamacas y colchones a la calle para descansar en la conmemoración del Día Mundial de la Pereza.

Publicidad

Esta curiosa celebración, que marcó el cierre de la edición 27 de las Fiestas de la Industria, el Comercio y la Cultura, nació hace 32 años en contraposición al Día del Mundial Trabajo y como un “homenaje al ocio”.

“Es una fiesta multicolor, que premia hasta a las mejores camas y que tiene como principal objetivo que la gente disfrute de la pereza”, expresó Juan Fernando Duque, director de popular festejo, que le apunta a competir a celebraciones como la Feria de las Flores.

Este evento, que premia a las camas mejor decoradas y que desde 1985 se celebra bajo el lema: “Por el derecho a la pereza, todos a trabajar”, es considerado Patrimonio Inmaterial de Itagüí.

Con el Parque Obrero como principal punto de concentración de los amantes del ocio, las calles del municipio se llenaron de camas con ruedas, nocheros y hamacas amarradas en cualquier árbol.

Leer, hablar, dormir y contar historias son las principales actividades de los participantes, quien además disfrutaron en esta edición de teatro “clown”, conciertos de artistas locales, pintura y muestras artesanales.

“Trabajo todo el año para tener un solo día de pereza. Siempre me pongo pijama, saco a la calle mi cama antigua y algunas ollas”, dijo a Efe María Generosa García, participante de esta actividad.

García precisó que, además de presenciar cómodamente las comparsas de baile, bandas de guerra y shows musicales, ha logrado lucrarse con el simple deseo de rendir un homenaje a la pereza.

“He ganado el concurso de la pijama más sexy y la carrera de camas”, relató la lugareña, quien enfatizó que espera que esta tradición itagüiseña no desaparezca pues “es muy agradable estar haciendo pereza”. EFE (I)

Publicidad