Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La moda del Latin Grammy tan variada como la música

La periodista portorriqueña Jackie Guerrido posa a su llegada a la gala de los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Mike Nelson

MEXICO (AP) — De la misma forma en que el espectro musical latinoamericano está lleno de gamas y contrastes, el estilo de las celebridades se mostró ecléctico en la alfombra verde de los Latin Grammy.


Publicidad

El negro y su eterna relación con la elegancia dominaron la máxima noche de la música.

La actriz puertorriqueña Roselyn Sánchez y la mexicana Maite Perroni apostaron por trajes en ese color.

Sánchez demostró que se vale de todo en una época en la que la sustentabilidad ha llegado incluso a la moda. Sorprendió al llegar en un traje corto de lentejuelas de la firma Dolce &Gabbana que adquirió hace unos siete años y que transformó con la ayuda de una costurera. El resultado fue un vestido corto sin tirantes y con lentejuelas que remitió a las bailarinas flapper de la década de 1920 y que complementó con unos tacones altos de Christian Louboutin.

Perroni eligió la sencillez de un modelo con tirantes del mexicano Kris Goyri, que lució con el pelo atado en una atemporal cola de caballo.

Mientras que los recién casados Marc Anthony y Shannon De Lima confirmaron que en las alfombras rojas, o verdes en este caso, la complicidad de la pareja resulta vital.

El cantante llegó en un simple traje oscuro con una camisa blanca desabotonada. Aunque pudo resultar demasiado casual, el salsero encajaba perfectamente cuando posaba junto a su esposa, quien llegó con una imagen más pulida integrada por un traje azul eléctrico con aplicaciones de pedrería y la melena suelta.

La actriz mexicana Angelique Boyer y el argentino Sebastián Rulli también brillaron en pareja. Ella, en un traje largo de terminación amplia y con sofisticados cortes en los costados y él con un traje del mismo tono. Boyer se recogió el pelo en un moño que le dio una elegancia juvenil.

Para los hombres la fórmula fue básica: el smoking o el tradicional traje negro, como el que lució Ricky Martin, quien llevaba una barba perfectamente recortada, gafas y un impecable saco negro que destacó por la sutil aplicación de una solapa de cuero.

Juanes, por su parte, apostó por una propuesta más relajada, con una camiseta simple de tono claro que combinó con un traje del diseñador Tom Ford.

Hubo chispazos de color, como cuando la española Natalia Jiménez arribó en un traje morado de Zac Posen. El blanco, también sobresalió. La actriz puertorriqueña Giselle Blondet lució un vestido en ese tono que destacó por sus texturas en la parte baja, que daban la apariencia de escamas.

La joven mexicana Eiza González fue una de las que captó más miradas al apostar por un vestido de corte de sirena con aplicaciones en dorado y fondo blanco. Resultó un atuendo de ensueño que coincidía con la celebración de los 15 años de la gala.

Pero mientras algunos se emperifollaron, hubo otros atuendos (sobre todo entre los rockeros y músicos alternativos) que parecieron no encajar con la gala.

El estilo de Miguel Bosé resultó divisivo: algunos lo aplaudieron y otros no terminaron por comprenderlo. El astro español llevaba una gabardina con estampados florales demasiado casual para la noche.

Su colega Pau Dones, del grupo Jarabe de Palo, se olvidó por completo de todo protocolo y llegó como si se tratara de una noche de concierto: con jeans, una camiseta estampada y una bufanda.

Igualmente sorpresiva resultó la elegancia de Calle 13, cuyos integrantes dejaron de lado las camisetas y moda urbana por pantalones de vestir, camisa y suéter.

 El artista español Miguel Bose posa a su llegada a la decimoquinta edición de los Grammy Latino, unos premios que un año más se entregan en Las Vegas. EFE/MIKE NELSON

El artista español Miguel Bose posa a su llegada a la decimoquinta edición de los Grammy Latino, unos premios que un año más se entregan en Las Vegas. EFE/MIKE NELSON

La cantante y compositora portorriqueña Roselyn Sanchez posa a su llegada a la gala de Los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Paul Buck

La cantante y compositora portorriqueña Roselyn Sanchez posa a su llegada a la gala de Los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Paul Buck

La actriz chilena Carolina de Moras (izda) y el presentador chileno de televisión Rafael Araneda (dcha) posan a su llegada a la gala de los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Mike Nelson

La actriz chilena Carolina de Moras (izda) y el presentador chileno de televisión Rafael Araneda (dcha) posan a su llegada a la gala de los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Mike Nelson

La cantante española Natalia Jiménez posa a su llegada a los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Mike Nelson

La cantante española Natalia Jiménez posa a su llegada a los Grammy Latino en Las Vegas (Estados Unidos) ayer, jueves 20 de noviembre de 2014. EFE/Mike Nelson

El artista Marc Anthony (i) y su esposa, Shannon de Lima, posan a su llegada a la decimoquinta edición de los Grammy Latino. EFE/MIKE NELSON

El artista Marc Anthony (i) y su esposa, Shannon de Lima, posan a su llegada a la decimoquinta edición de los Grammy Latino. EFE/MIKE NELSON