Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Web de alojamiento Airbnb enfrenta medida hostil en San Francisco

Airbnb

California, EE.UU. (AP) — Tal vez los viajeros en todo el mundo adoren el uso de Airbnb para reservar estadías en sus vacaciones, pero la compañía que revolucionó el modelo de compartir casa se enfrenta a una medida electoral hostil en la ciudad donde fue fundada.


Publicidad

La Propuesta F en la votación del 3 de noviembre limitaría el alquiler a corto plazo a 75 días en el año y exigiría a las compañías de hospedaje como Airbnb sacar los listados que violen el límite.

La ciudad estaría obligada a notificar a los vecinos cuando una persona se registra para recibir hospedaje. La medida abriría la puerta a costosas demandas por indemnización contra quienes violen la ley, incluida la plataforma de hospedaje. Las leyes actuales de la ciudad limitan los alquileres que no son para hospedaje a 90 días. No hay límites para los alquileres de hospedaje.

Airbnb, por mucho la plataforma para compartir casa más grande en la ciudad y el mundo, ha donado ocho millones de dólares y contando para derrotar la ordenanza propuesta, lo que ha saturado la televisión con comerciales

Quienes respaldan la medida dicen que la demanda por estancias vacacionales está absorbiendo la escasa vivienda, lo cual se suma a la inaccesibilidad de la ciudad y destruye lo que ha hecho a los vecindarios de San Francisco únicos.

Los propietarios, dicen ellos, tienen un incentivo financiero para rentar a corto plazo en lugar de tomar a inquilinos a largo plazo, especialmente en los vecindarios populares como el Distrito Mission. Los defensores han reportado recaudaciones de 350.000 dólares.

Airbnb y otros opositores argumentan que la medida enfrentará a vecino contra vecino y expulsará a los residentes que pueden permanecer en la ciudad sólo por compartir sus hogares a corto plazo. Los anuncios presentan tomas cálidas de familias felices —que supuestamente comparten sus casas— así como dibujos animados de un hombre de edad avanzada husmeando con sus vecinos y llamando a “la línea de los soplones”.

Ambas partes dicen pelear por el alma de San Francisco, un lugar de diversidad que ahora es el símbolo nacional de la desigualdad del ingreso económico en medio de las viviendas con costos por las nubes, en parte por un auge de la tecnología. (I)