Una pesadilla llamada Cristiano Ronaldo

IT01. TURÍN (ITALIA), 12/03/2019.- Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci (d) de Juventus celebran la victoria de su equipo durante el partido de vuelta por los octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA entre Juventus FC y Club Atlético Madrid este martes, en el estadio Allianz, en Turín (Italia). EFE/ALESSANDRO DI MARCO

Turín (Italia), 12 mar (EFE).- El portugués Cristiano Ronaldo agrandó este martes su leyenda, al hundir al Atlético Madrid con un demoledor triplete para meter al Juventus Turín en los cuartos de final de la Liga de Campeones y al confirmarse como una auténtica pesadilla del cuadro rojiblanco.

Cristiano llevó de la mano al Juventus con dos tremendos cabezazos y con la transformación del penalti decisivo en el 86, para darle al conjunto juventino una remontada que nunca había logrado en su historia en la Copa de Europa.

Castigó la pasividad de un Atlético que salió al césped del coliseo turinés para defender el 2-0 conseguido en la ida y que nunca logró acercarse peligrosamente a la portería de los turineses, perfectos este martes tanto en defensa como en ataque.

El astro luso lleva 25 goles en 33 partidos contra el Atlético Madrid, le endosó el cuarto triplete de su carrera y acabó brutalmente con su sueño de progresar este año hacia la final de la Liga de Campeones en el Wanda Metropolitano.

“Es una noche especial, no sólo por mis goles, sino también por la actitud increíble del equipo. Ésta es la mentalidad ‘Champions’. Aún no hemos ganado nada, pero esto es motivo de orgullo e indica que vamos por el buen camino”, afirmó Cristiano al acabar el encuentro.

“Para esto me ha contratado el Juventus, para ayudar y hacer mi trabajo. Estoy feliz por una noche mágica”, agregó el portugués, que apareció en el momento de máxima necesidad de su equipo para rescatarle y meterle en cuartos.

CR7, por el que el Juventus batió todos los récords de gasto suyos y del fútbol italiano el pasado verano, ya había derrotado al Atlético en las finales de “Champions” de 2014 y 2016, así como en los cuartos de final de 2015 y en las semifinales de 2017.

Firmó el penalti del definitivo 4-1 en la final de Lisboa 2014, transformó otra pena máxima en la tanda de Milán 2016 y le endosó tres goles en la ida de las semifinales de 2017, antes de coronarse en Cardiff.

Tras hundir al Atlético con la camiseta blanca del Real Madrid, el portugués entró este martes definitivamente en la historia de un Juventus que vivía la Liga de Campeones como una auténtica obsesión.

Una obsesión que, curiosamente, también para los “bianconeri” llevaba el nombre de Cristiano, el jugador que le negó la Copa en la final de 2017 y también el año pasado, cuando le aplastó con cuatro goles en dos partidos de cuartos de final.

Una inversión de 112 millones de euros y un contrato de 31 millones netos por temporada permitieron al club turinés hacerse con los servicios de CR7, y el mundo asistió este martes al resultado.

Cuando, con el 2-0 en el marcador en el minuto 86, el colegiado pitó el penalti decisivo, Cristiano cogió el balón y se encargó de la transformación.

El que el año pasado hundió al propio Juventus desde los once metros con la camiseta del Madrid, este curso lleva la elástica “bianconera”. Cruzó el remate con la derecha, engañó al portero esloveno Jan Oblak e hizo tocar el cielo al mundo juventino.

Tras anotar una sola diana en sus primeros seis duelos europeos con los turineses, Cristiano lleva ahora cuatro tantos y podrá mejorar su registro en los cuartos de final.

“Me parecía raro que Cristiano acabara la ‘Champions’ con un solo gol”, dijo Allegri, en la rueda de prensa posterior al encuentro.

Y de hecho CR7 no le defraudó. Añadió otra noche memorable a su larga colección para forjar una leyenda destinada a la eternidad. EFE

Paypal