Ecuador, jueves 18 de enero de 2018

Ashton Carter, el favorito de Obama para ser el próximo jefe del Pentágono

Ashton Carter. Foto por: http://cmsimg.defensenews.com/

Washington, 2 dic (EFE).- Ashton Carter es el candidato favorito del presidente de EE.UU., Barack Obama, para ser el próximo jefe del Pentágono, una cartera de la que ya fue “número dos” durante dos años y en la que uno de sus mayores retos será dirigir la campaña militar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).


Publicidad

Distintas fuentes oficiales, todas bajo anonimato, confirmaron hoy a la prensa que Carter, de 60 años y experto en seguridad nacional, es el elegido para sustituir a Chuck Hagel, aunque el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, fue mucho más cauto y se negó a confirmar siquiera si Obama ya ha tomado una decisión.

Earnest sostuvo que Carter tiene “un conocimiento detallado” de la forma en que trabaja el Departamento de Defensa y, de hecho, fue el “número dos” de esa cartera entre octubre de 2011 y diciembre de 2013, tras haber sido confirmado por el Senado para ese puesto con un “consenso unánime”.

Está demostrado, por tanto, que Carter cuenta con “un fuerte apoyo bipartidista” y, además, prestó “un buen servicio” al presidente y al pueblo estadounidense durante su etapa anterior en el Pentágono, de acuerdo con Earnest, que rehusó hacer más comentarios sobre la nominación.

La nominación de Carter como sustituto de Hagel, exsenador republicano, veterano de la guerra de Vietnam y quien renunció el pasado 24 de noviembre tras menos de dos años como secretario de Defensa, será anunciada probablemente por Obama esta misma semana, de acuerdo con las fuentes citadas por la prensa.

La marcha de Hagel ha dejado a Obama un vacío difícil de cubrir con una lista de candidatos muy corta, ya que la mayoría de quienes empezaron a sonar, entre ellos el senador demócrata Jack Reed, la exjefa de política del Pentágono Michele Flournoy y el actual secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, han dicho que no están interesados en el cargo.

Licenciado en Física e Historia Medieval por la Universidad de Yale, Carter renunció a seguir siendo el subsecretario de Defensa hace un año alegando razones personales y porque, al parecer, se sentía incómodo a las órdenes de Hagel, dadas sus aspiraciones de dirigir esa cartera.

Su nombre ya estuvo en las quinielas cuando Obama nominó en enero de 2013 a Hagel para tomar las riendas del Pentágono en sustitución de Leon Panetta, que decidió retirarse para volver a su California natal.

Previamente a su puesto de “número dos” del Pentágono, Carter fue dentro de la institución el jefe del departamento de compra de armamento, y también se encargó de poner en marcha el recorte presupuestario que comenzó en 2012 y suprimirá unos 500.000 millones de dólares en una década.

Ante el inminente nombramiento de Carter, la reacción entre varios de los miembros del Senado, Cámara que debe confirmar a la persona elegida por Obama para encabezar el Pentágono, fue positiva.

El senador demócrata Carl Levin (Michigan) dijo que Carter está “altamente calificado” para el cargo, mientras que el republicano John McCain (Arizona) destacó que es alguien que no genera controversia, aunque alertó de que “tendrá poca o ninguna voz en las decisiones cruciales sobre la seguridad nacional”.

McCain aludió así al hecho, comentado en todos los círculos políticos de EE.UU., de que en este Gobierno la batuta de la política exterior la lleva la Casa Blanca y, en particular, un grupo de asesores muy cercanos a Obama.

Durante su mandato, Hagel tuvo importantes desacuerdos con asesores próximos a Obama sobre cuestiones como el conflicto sirio y el proceso de transferencia a otros países de los presos de la cárcel de Guantánamo.

Según la Casa Blanca, Obama cree que en este momento es necesario para el Pentágono otro tipo de liderazgo al que ejercía Hagel y así se lo hizo saber al exsenador, cuya salida fue decidida de mutuo acuerdo con el presidente.

Como recordó el presidente al anunciar su marcha la semana pasada, Hagel llegó al Pentágono en febrero de 2013 en un momento “de transición” con la tarea de gestionar la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que debe culminar a finales de año, y el recorte del presupuesto gubernamental para defensa.

En el camino, la crisis con Rusia por el conflicto en Ucrania y el ascenso de los yihadistas del EI pusieron a prueba su liderazgo.

De ser el elegido y si obtiene la ratificación del Senado, Ashton Carter será el cuarto secretario de Defensa de Obama tras Robert Gates, Leon Panetta y Chuck Hagel. EFE