Ecuador, lunes 18 de junio de 2018

Gabinete de Seguridad israelí evita que primer ministro pueda declarar la guerra

El Gabinete de Seguridad israelí, formado por diez ministros, ha aprobado la modificación de la enmienda que permitía al primer ministro y al titular de Defensa declarar la guerra sin el consentimiento del Gobierno en situaciones de emergencia, informaron hoy medios locales.


Publicidad

El jefe del Ejecutivo, Benjamin Netanyahu, y la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, presentaron la iniciativa que revisa la reforma de la Ley Básica aprobada por el Parlamento israelí hace menos de un mes y que permitía al primer ministro y al de Defensa tomar esa decisión si no se podía reunir al Gabinete de Seguridad.

La reforma devuelve a ese núcleo duro de diez ministros del Ejecutivo la potestad de declarar la guerra o lanzar operaciones militares que puedan derivar en un conflicto de gran envergadura.

La modificación de la Ley Básica aprobada el pasado 30 de abril provocó críticas en el Parlamento, pues fue vista por algunos como un intento de Netanyahu de socavar el proceso democrático.

Tuvo lugar, además, cuando Netanyahu es investigado por varios casos de corrupción y en un momento de tensión en la frontera con Siria -donde Israel ha asegurado que no tolerará que se instalen fuerzas iraníes- y con Gaza, donde 114 palestinos han muerto por fuego israelí en las protestas que se suceden desde el 30 de marzo.

El diputado Ofer Shelah, miembro del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento, se felicitó por la decisión.

“Tras la decidida lucha que encabecé, el Gabinete de Seguridad ha cancelado el sucio truco del primer ministro”, señaló al diario Yediot Ahronot.

Por su parte, el dirigente del partido Laborista Avi Gabbay calificó de “buena” la decisión del cancelar “esta peligrosa ley”.

La nueva modificación fue aprobada anoche en una reunión del Gabinete de Seguridad celebrada en un búnker subterráneo de Jerusalén, donde el grupo se reúne ahora por orden de Netanyahu, entre un aumento de la tensión con Irán y para evitar filtraciones de los encuentros. EFE