EEUU devuelve a Filipinas tres campanas tomadas como trofeo de guerra en 1901

EEUU devolvió hoy a Filipinas tres campanas confiscadas como trofeo de guerra en 1901, un gesto que busca mejorar la tensa relación entre los dos países desde que asumió la presidencia filipina Rodrigo Duterte, quien ha optado por acercarse a China.

«Es un gran honor para mí estar aquí en el cierre de un capítulo doloroso en la historia de ambos países. Nuestra relación ha resistido las pruebas de la historia y florece hoy», señaló el embajador de EEUU en Filipinas, Sung Kim, en el acto solemne de entrega en la base aérea Villamor en Manila.

Las tres campanas de Balangiga, una ciudad en la zona central de Filipinas, son vistas como un símbolo de orgullo nacional y de patriotismo, por lo que sucesivas administraciones las han reclamado insistentemente desde que se hiciera la primera petición formal en 1989.

Las campanas llegaron hoy a la base de Villamor en un avión militar estadounidense procedente de la base aérea de Warren en Wyoming (EEUU), donde dos de ellas se han exhibido durante décadas, mientras que la tercera se encontraba en una base militar estadounidense en Corea del Sur.

«El regreso de las campanas refleja los fuertes lazos y el respeto mutuo entre los dos países. Demuestra nuestra determinación de honrar el pasado y los sacrificios de filipinos y estadounidenses, además de anunciar un brillante futuro como amigos, socios y aliados» subrayó Sung.

El secretario de Defensa filipino, Delfin Lorenzana, que recibió la campanas en representación del gobierno, destacó que las campanas «ya están donde pertenecen» por lo que ha llegado el momento de «curar heridas, cerrar capítulos y mirar hacia delante como dos naciones que comparten una historia como aliados».

El sábado las tres campanas serán trasladadas a su lugar de origen, la iglesia de San Lorenzo de Balangiga, en la isla de Samar, donde se celebrará un acto formal que contará con la presencia del mandatario Rodrigo Duterte.

«Devolved esas campanas de Balangiga. Son parte de nuestra herencia nacional», exigió en su discurso del estado de la nación de 2017 Duterte, quien llegó a condicionar una posible visita a la Casa Blanca a que fueran entregadas.

Sin embargo, Lorenzana negó hoy que un posible viaje presidencial a Washington estuviera paralizado por este motivo o que la entrega de las campanas abra la puerta a esa visita de Estado.

Una de las campanas de Balangiga fue utilizada como aviso a los aldeanos filipinos para atacar con machetes a los estadounidenses, una emboscada en la que murieron 48 soldados, la peor derrota del ejército de EEUU de la época, enfrentado con Filipinas en una guerra entre 1899 y 1902 tras la caída de la colonia española.

Los estadounidenses respondieron masacrando y prendiendo fuego a la aldea, matando a miles de filipinos, además de confiscar como trofeo de guerra las tres campanas de la iglesia, de las que se construirán tres réplicas para EEUU. EFE

Paypal