Santrich ha desaparecido

Seuxis Paucias Hernández, alias "Jesús Santrich" y simpatizantes, uno de ellos mostrando el logotipo del grupo terrorista ETA en su camiseta.

El exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, alias «Jesús Santrich«, cuya situación jurídica fue motivo de controversia hace unas semanas, protagoniza una nueva polémica por dejar plantado a su esquema de seguridad e irse con rumbo «desconocido», lo que pone en duda su compromiso con el acuerdo de paz.

«La Misión de Verificación de las Naciones Unidas expresa su preocupación por la decisión del señor Seuxis Paucis Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, de apartarse de su esquema de seguridad, dadas las implicaciones que ello conlleva, incluyendo riesgos para su seguridad personal», manifestó este lunes el organismo.

La «desaparición» de Santrich, que el pasado 11 de junio asumió como congresista, fue informada el domingo por el Gobierno, según el cual éste estuvo hasta el sábado en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, situado en el departamento del Cesar (norte), donde desmovilizados de las FARC terminan de hacer su reincorporación a la vida en sociedad.

El director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Pablo Elías González, dijo que «Santrich abandonó en las últimas horas su esquema de protección, conformado mayoritariamente por personas de confianza del partido FARC, conforme a los acuerdos de La Habana, y en este momento su paradero es desconocido por parte de los encargados de otorgarle seguridad«.

El presidente colombiano, Iván Duque, recordó este lunes que Santrich «tiene un llamado por parte de la Corte Suprema de Justicia a indagatoria» el próximo 9 de julio, por lo que considera que está tratando de evadir a la justicia.

Santrich está solicitado en extradición por Estados Unidos por el delito de narcotráfico, supuestamente cometido después de la firma del acuerdo de paz de noviembre de 2016.

«Que una persona con semejantes características abandone su esquema de seguridad, violando los protocolos de la UNP y violando los protocolos de una ETCR solamente muestra que su deseo es eludir la justicia», dijo Duque.

Por ello, la Misión de Verificación de la ONU «le exhorta a que se presente y cumpla con sus obligaciones, incluyendo la citación a indagatoria de la Corte Suprema de Justicia el 9 de julio».

«Asimismo, la Misión de Verificación recuerda que los compromisos adquiridos por todos los excombatientes incluyen su colaboración con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, especialmente su comparecencia ante la Jurisdicción Especial para la Paz, cuando así sean requeridos», añadió el organismo.

No es la primera vez que un miembro del alto escalón de las FARC toma ese camino ya que antes lo hicieron el exjefe negociador de paz y número dos de la antigua guerrilla, Iván Márquez; Henry Castellanos Garzón, alias «Romaña», y Hernán Darío Velásquez, «El Paisa», exjefe de la columna Teófilo Forero, una de las más violentas de la antigua guerrilla.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido en el se convirtió la antigua guerrilla, desconoce el paradero de todos ellos y todavía no se ha pronunciado sobre si los expulsa del partido o no.

La situación de Santrich fue objeto de controversia en mayo pasado cuando la Justicia Especial para la Paz (JEP) le concedió el beneficio de no extradición en respuesta a la petición en ese sentido de Estados Unidos que lo acusa de conspiración para enviar al país cerca de diez toneladas de cocaína tras la firma del acuerdo de paz.

Después de ese fallo, Santrich fue puesto en libertad por la Fiscalía el 17 de mayo y arrestado enseguida nuevamente, para volver a quedar en libertad días después, lo que le permitió en junio último asumir como miembro de la Cámara de Representantes por el partido FARC.

Ante la nueva situación, el Consejo Político Nacional, máxima instancia de la FARC, llamó a Santrich a cumplir con el acuerdo de paz.

«Invitamos a Jesús Santrich a reafirmar con su presencia, en los escenarios que le fueron asignados por la dirección del partido, los compromisos adquiridos en sus años de militancia revolucionaria y en virtud del acuerdo de paz», señala un comunicado del Consejo Político Nacional del partido divulgado anoche.

También advierten que «si algún militante decide ponerse al margen del proceso o, luego de la entrada en vigencia del acuerdo (de paz) asume conductas que lo pongan por fuera de la ley, debe asumir las consecuencias, tal como está redactado en el texto que firmamos con el Estado».

Sobre su situación jurídica la JEP explicó este lunes que Santrich está vinculado al caso 001, que es el de los secuestros cometidos por las FARC entre 1993 y 2002 y por el cual también fueron llamados 32 antiguos líderes de las FARC, entre ellos su jefe Rodrigo Londoño, conocido en su época de guerrillero como «Timochenko».

Al respecto la JEP precisó que «está pendiente por definir la fecha donde se retomará su versión (la de Santrich) que es de asistencia obligatoria e indelegable».

El exlíder guerrillero ha dicho en varias oportunidades que tiene la voluntad de «comparecer a todos los llamados» de la Corte Suprema para, según él, esclarecer las acusaciones por las que «injustamente» se le investiga. EFE

Paypal