Irlanda pide a ciudadanos quedarse en casa para combatir el COVID-19

Un trabajador que usa un traje protector rocía desinfectante como precaución contra la propagación del coronavirus Covid-19 en el aeropuerto internacional Rafik Hariri en Beirut, Líbano, el 05 de marzo de 2020. Según informes de los medios, el 4 de marzo se confirmaron dos nuevos casos de coronavirus. una fuente del Ministerio de Salud, lo que eleva el número total de personas infectadas en el Líbano a 15 casos. (Líbano) EFE / EPA / WAEL HAMZEH

El gobierno de Irlanda anunció nuevas restricciones a los ciudadanos para las próximas dos semanas como parte de la lucha contra la COVID-19, como el confinamiento en casa salvo para realizar una serie de actividades limitadas.

En una comparecencia televisada el viernes por la noche, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, detalló las nuevas medidas que entran en vigor ante el temor a que la sanidad se vea desbordada en los próximos días por el coronavirus.

Varadkar ordenó a los ciudadanos que permanezcan en sus hogares, excepto para ir o volver a trabajar, en el caso de empleos considerados esenciales, para ir a comprar comida, acudir a citas médicas, realizar ejercicio no más allá de un radio de 2 kilómetros o por motivos familiares vitales.

También indicó que aquellas personas mayores de 70 años y otras consideradas vulnerables ante la enfermedad, deberán aislarse hasta el próximo 12 de abril.

«Estas son acciones radicales destinadas a salvar el mayor número de vidas posibles en los próximos días y semanas», dijo.

En Irlanda el número de muertos por el virus alcanza ya los 22, según las últimas cifras oficiales divulgadas ayer, cuando se reveló que el total de afectados alcanza los 2.121.

El Taoiseach también indicó que durante este periodo tampoco se permitirán las visitas sociales a familiares.

«No hay mucho más que podamos hacer en cuanto a medidas restrictivas», añadió.

El político subrayó que la policía de Irlanda tiene poderes para hacer que esas restricciones se respeten si bien expresó su esperanza en que estas se implementen «con el consentimiento y cooperación ciudadana».

Tras el anuncio de Varadkar, la policía irlandesa ha prometido que desplegará patrullas de alta visibilidad en las calles a fin de «alentar» a los ciudadanos a adherirse a las nuevas limitaciones en la vida pública impuestas por la pandemia.

Las medidas siguen a las adoptadas el pasado martes en el Reino Unido, donde el primer ministro, Boris Johnson, anunció ayer su positivo por COVID-19, junto con el titular de Sanidad, Matt Hanckock. EFE (I)

Más relacionadas