Ecuador, jueves 18 de enero de 2018

Cléver Jiménez arma otra oficina de Fiscalización, en la clandestinidad

El destituido asambleísta Cléver Jiménez dijo, desde la clandestinidad, que en estos días trabaja en montar una nueva oficina de Fiscalización que funcionará desde la Amazonía, zona en la que se encuentra para evitar la sentencia de 18 meses de cárcel que le impuso la Corte Nacional de Justicia, por injurias al presidente Rafael Correa.

El sentenciado asambleísta Cléver Jiménez dijo, desde la clandestinidad, que en estos días trabaja en montar una nueva oficina de Fiscalización que funcionará desde la Amazonía, zona en la que se encuentra para evitar la condena de 18 meses de cárcel que le impuso la Corte Nacional de Justicia, por injurias al presidente Rafael Correa.


Publicidad

Jiménez fue entrevistado por la radio Nina de Puyo el pasado fin de semana y estuvo junto a los otros sentenciados por este caso, Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio.

Figueroa, quien es médico, reveló que ha estado cumpliendo las tareas de su profesión con la gente de la comunidad. Incluso dio a conocer que ha atendido dos partos. “Aquí no hay la excelencia en salud, no hay la excelencia en educación de la que habla el gobierno”.

Villavicencio reiteró que dejó “la comodidad del imperio”, para unirse a sus “compañeros de lucha”. Él estuvo en Estados Unidos y regresó clandestinamente al país, para dirigirse hasta la Amazonía.

Jiménez reiteró que sigue siendo asambleísta y lo seguirá siendo hasta el 2017, cuando termine su periodo para el que fue electo por la provincia de Zamora Chinchipe. Reveló que estos días han sido “una experiencia hermosa y el masterado que me hacía falta”. Indicó que está preparado para seguir el tiempo que sea necesario en este sector, que muy pronto lo hará público. “Revelaremos el lugar exacto donde estamos y anuncio que estamos rearmando desde aquí la oficina de Fiscalización para seguir denunciando los actos de corrupción de este gobierno”. “No estamos escondidos, estamos libres”, concluyó Jiménez.