Opinión

¿Amnistía simulada?

Por Eduardo Carmigniani
Parece irse despejando una de las preocupaciones producidas por la creación, como delito, del enriquecimiento privado “no justificado”, cual era que el calificativo que adornaba al enriquecimiento que se proponía penar -aquello de lo “no justificado”- termine siendo legislado como “no probado”, dando lugar, se decía, a que sean perseguidos penalmente quienes no cuenten con pruebas sobre el origen de sus bienes, así hubiesen sido adquiridos legalmente en el pasado. […]