Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Claude Cahun y sus fotografías “neutras” en Barcelona y Chicago

“Mezclar las cartas. ¿Masculino? ¿Femenino?  Depende de la situación. El neutro es el único género que siempre me sienta bien”. La cita es de uno de los libros de Claude Cahun, seudónimo artístico a través de cual es imposible determinar un género sexual, utilizado por la francesa Lucy Renee Mathilde Schwob (1894-1954) cuenta 20 minutos de España.


Publicidad

Fue revolucionaria y valiente. Perteneció al ala más radical del surrealismo y la condenaron a muerte los nazis por colaborar con la resistencia. Nunca ocultó su condición de lesbiana. En el arte, sobre todo en la fotografía, donde destacó como una artista de carácter pionero, fue la primera en jugar con la ambigüedad sexual.

En la década de los años treinta del siglo pasado, cuando el feminismo estaba por nacer como cuerpo doctrinal de pensamiento, Claude Cahun se autorretrató como mujer, hombre, andrógino o ser de género indeterminado. Sus fotos todavía conservan el mismo poder transgresor de entonces.

El museo Jeu de Pame de París expone la muestra más completa reunida hasta ahora sobre la obra de Cahun. Son 14o fotos y numerosos documentos.

Una de las primeras ‘performers’

Los autorretratos de esta artista avanzada tienen un moderno sentido de performance: Cahun aparece ataviada de hombre, mujer, artista de feria, deidad hindú o decadente millonaria. En ningún caso logra identificarse el género real de la fotógrafa-modelo, interesada tanto en el juego con el cuerpo como en la puesta en duda de los roles establecidos.

Al contrario que otros artistas de su tiempo que escaparon del encuentro con la lente fotográfica (Man Ray, Hans Bellmer, André Kertész), Cahun siempre fue objeto y sujeto de sus experimentos, que también incluyeron las exposiciones múltiples y el fotomontaje. Cada autorretrato es en sí mismo una idea y la fotógrafa se encargaba de todos los detalles: vestuario, decoración, escenografía…

Sobrina del escritor Marcel Schwob, Claude Cahun -que usó algunos otros seudónimos antes de decidirse por éste, en homenaje a su abuelo-tío, el orientalista David Léon Cahun– empezó a hacer fotos en la adolescencia y frecuentó los movimientos de vanguardia franceses de la primera mitad de siglo pasado. Fue amiga de André Breton, Henri Michaux, Georges Bataille y André Desnos.

Vivió en pareja desde los años veinte con su hermanastra Suzanne Malherbe. Cuando los nazis invadieron Francia, la casa de ambas en Normandía fue casi destruida y las mujeres encarceladas por sus contactos con grupos de la resistencia.

Sus acciones eran espectaculares: acudían a actos nazisdisfrazadas de hombres y colocaban con disimulo panfletos en los bolsillos de los soldados alemanes. La Gestapo las torturó durante horas y fueron condenadas a muerte, pero la sentencia nunca fue ejecutada.

La exposición sobre Claude Cahun -uno de cuyos comisarios es el profesor de la Universidad Politécnica de Valencia Juan Vicente Aliaga-  viajará a La Virreina Centre de la Imatge de Barcelona (27 de octubre de 2011 – 29 de enero de 2012) y al Art Institute of Chicago (25 de febrero de 2012 – 3 de junio 2012).