Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Philip Roth gana Premio Príncipe de Asturias de las Letras

Oviedo (España),(EFE).- Como es tradicional, la ceremonia de entrega de los premios se celebró en el Teatro Campoamor de Oviedo (norte de España) y estuvo presidida por los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y su esposa Letizia.

El escritor estadounidense Philip Roth, que obtuvo el premio de las Letras, no pudo asistir a la ceremonia, en la que la Cruz Roja y la Media Luna recibieron el galardón de Cooperación Internacional y la Federación Española de Bancos de Alimentos el de la Concordia.


Publicidad

Además, el arquitecto español Rafael Moneo recibió el premio de las Artes, el patólogo estadounidense Richard Lerner y el biólogo británico Greg Winter compartieron el de Investigación, mientras que el diseñador japonés de videojuegos Shigeru Miyamoto recogió el premio de Comunicación y Humanidades.

Desde el palco de honor la reina Sofía de España siguió el acto y los discursos emocionados y agradecidos de los galardonados.

Martha C. Nussbaum (premio Ciencias Sociales), quien declaró sentirse “conmovida y honrada”, aseguró que “la economía precisa de filosofía para ser sensible a las personas” y, pasando del inglés a la lengua española manifestó que “el florecimiento humano requiere el florecimiento de las disciplinas de humanidades”.

La filósofa defendió la necesidad de un sistema de educación fundamentado por las humanidades para ayudar a las sociedades a luchar por la justicia.

Philip Roth, el único galardonado ausente por estar convaleciente de un una operación, envió un mensaje de agradecimiento que leyó el embajador estadounidense en España, Alan D. Solomont.

En su discurso, Rafael Moneo apostó por una arquitectura comprometida con la ciudad, mientras que el presidente de la Federación de Sociedades Internacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, Tadateru Konoé, pidió a las fuerzas y grupos armados en conflicto que dejen a las organizaciones humanitarias hacer su trabajo.

Al final de la ceremonia, el príncipe de Asturias pronunció su discurso, que en esta ocasión estuvo salpicado de referencias a las consecuencias de la crisis económica en España, “los sacrificios que están haciendo tantos españoles” y la necesidad de que los políticos aborden “la gran tarea de encauzar y dar respuesta a los graves problemas que vivimos”.

“Son tiempos extraordinariamente complejos y difíciles”, destacó el heredero de la Corona española, quien insistió en que “también son tiempos de mirar hacia el futuro con esperanza y responsabilidad, tiempos para la convivencia”.

“Nuestros premiados nos ayudan a mantener viva la esperanza”, dijo, al comentar que Iker Casillas, del Real Madrid, y Xavi Hernández, del FC Barcelona, “son un modelo para los jóvenes por su deportividad y buen juego, pero también por su actitud conciliadora y por esa amistad de años” que mantienen pese a ser de equipos rivales.

Sobre Moneo comentó que trabaja “con la lucidez e inteligencia de quien es plenamente consciente de que su labor puede y debe mejorar la vida de sus semejantes”, y de la filósofa estadounidense Martha Nussbaum, destacó la “grandeza y solidez de pensamiento”.

Sobre Shigeru Miyamoto, creador de “Super Mario”, Felipe de Borbón dijo que es digna de elogio la capacidad de sus videojuegos para provocar “emociones y sentimientos positivos” en los jugadores, con creaciones que “huyen siempre de la violencia”.

Al escritor Philip Roth le agradeció la “experiencia única e irrepetible” que proporcionan sus novelas, en tanto que del biólogo Gegory Winter y del patólogo Richard Alan Lerner resaltó su “inteligencia, vocación y compromiso”.

El príncipe de Asturias destacó asimismo la “labor gigantesca” de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, merecedoras de reconocimiento por “prevenir y aliviar el sentimiento humano”, mientras que del Banco de Alimentos español valoró su “extraordinario ejemplo de qué es civilización, un permanente ejemplo de justicia”.

Los Premios Príncipe de Asturias están dotados con 50.000 euros (más de 64.000 dólares) y con una reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró. EFE