Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Discípulos y lectores homenajean a Miguel Donoso Pareja, en FIL de Quito

Escritor, crítico y tallista guayaquileño Miguel Donoso Pareja. Foto de la Agencia Andes.

Redacción Quito.- Uno de los más conmovedores homenajes en el ámbito de la letras ecuatorianas tuvo lugar ayer en la Feria del Libro de Quito. Ex discípulos y seguidores rindieron homenaje al novelista guayaquileño Miguel Donoso Pareja, de 83 años de edad.


Publicidad

El auditorio del Museo Nacional de Historia, ubicado en la Casa de la Cultura Ecuatoriana, no se dio abasto para albergar a todas las personas que quisieron rendir tributo al narrador y tallerista.

El acto fue inaugurado por Francisco Borja, Ministro de Cultura y Patrimonio, quién, en un breve discurso, resaltó la cantidad de resultados que ofrecen los motores de búsqueda en el momento en que se pone el nombre del autor de ‘Día tras día’. 

Acto seguido se iniciaron las intervenciones de los invitados especiales: Paúl Puma, Luis Carlos Mussó, Abdón Ubidia y el invitado de honor, Juan Villoro.

Villoro impresionó al público con una brillante exposición –que no requirió de guión– en la cual relató su descubrimiento de su vocación de escritor de la mano de Donoso Pareja, a quién considera su maestro eterno y de cuyo taller espera no graduarse nunca.

Juan Villoro, actualmente, es uno de los escritores y periodistas latinoamericanos de mayor proyección internacional. En el año 2004 obtuvo el premio Herralde, de la Editorial Anagrama, por su novela ‘El testigo’.

A mediados de la década de los 60, Donoso Pareja partió a México en condición d exiliado. Su novela ‘Día tras día’ relata esa diáspora a la que tuvo que sobrevivir escribiendo y dando clases y talleres de literatura.

Villoro contó que, cuando tenía 15 años y había escrito su primer cuento, vio un anuncio en el periódico que invitaba a participar en el taller gratuito de escritura de Donoso Pareja, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Pronto se convirtió en el discípulo más cercano al guayaquileño y lo acompañó a dictar talleres por las provincias mexicanas, experiencia que le ayudó a Villoro a descubrir su propio país.

Al cabo de 4 años Villoro se cambió al taller de otro gran escritor latinoamericano, Augusto Monterroso, en el cual, pese a su admiración a Monterroso, no se sintió acogido. Cuando intentó regresar al taller de Donoso Pareja, el guayaquileño se lo impidió.

Ese momento, para Juan Villoro, fue determinante: había generado una relación de dependencia con Miguel Donoso Pareja y éste le abría las puertas para que asuma su libertad de escritor. De forma muy conmovedoramente Villoro relató que, al recibir la negativa de su maestro, bajó los diez pisos del edificio de la UNAM por las escaleras, luego se dirigió al estadio de futbol en el que jamás debutaría y, según dijo, la intensidad de ese instante desolador es lo que lo motivó tantos años después a viajar a Quito para rendir un tributo a quién jamás dejo de ser su maestro.

Lamentablemente, Miguel Donoso Pareja no pudo estar presente: su avanzada edad y su estado de salud le impidieron viajar. Después de las palabras de Villoro se leyó una carta del novelista guayaquileño en la cual agradeció el homenaje, lamentó no poder ver a su discípulo mexicano y comentó lo extraño que le resulta en este momento de su vida despertar tanto interés cuanto ya solo busca ser un escritor anónimo como Onetti o Monsiváis.

En 1981 Donoso Pareja retornó al Ecuador después de un exilio de 18 años. Obtuvo la beca Guggenheim, con la cual viajó por Europa algunos años, y en 1985 se estableció en su natal Guayaquil. La experiencia del retorno a su patria está retratada en su novela ‘Lo mismos que el olvido’.

Villoro dijo que la palabra que define a Donoso Pareja, como maestro, es ‘corrección’. Recordó que hace algunos años, en un homenaje que antiguos alumnos le realizaron en San Luis de Potosí, cuando Miguel Donoso Pareja tomó la palabra dijo: “ustedes saben que me gusta corregir”. Y procedió a corregir las ponencias de sus alumnos. En ese momento se dieron cuenta que no había dejado de ser su maestro.

Caracterizado por una obra compleja y una crítica implacable, Miguel Donoso Pareja es uno de los grandes autores de la literatura ecuatoriana y latinoamericana. Según Villoro, en alguna ocasión Monterroso dijo de Donoso Pareja: “su único problema es que sus alumnos lo quieren demasiado”.

También recordó que el mismo Juan Rulfo, cuando era quizás el más importante escritor latinoamericano, se acercó a Donoso y al español Juan Marsé, con ejemplares de sus libros, para pedirles una dedicatoria.

Posteriormente al emotivo homenaje, el Fondo de Cultura Económica, editorial que ha decidió abrir oficinas en Ecuador, presentó los ‘Cuentos Completos’ de Miguel Donoso Pareja.

El Ministro de Cultura, Francisco Borja, inaugurando el homenaje a Donoso Pareja. Foto La República.

El Ministro de Cultura, Francisco Borja, inaugurando el homenaje a Donoso Pareja. Foto La República.

Intervención de Juan Villoro en homenaje a Miguel Donoso Pareja. Foto La República.

Intervención de Juan Villoro en homenaje a Miguel Donoso Pareja. Foto La República.