Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Licencias artísticas de Hollywood regresan al candelero

Foto: http://cdn.indiewire.com/

NUEVA YORK (AP) — Luego que vio en privado “The Theory of Everything”, Stephen Hawking emitió un veredicto sucinto sobre el afectuoso retrato de su vida, de estudiante a físico teorético de fama mundial: “Ampliamente verídico”.

Pero no todo el mundo es tan amable sobre las limitaciones inherentes a la recreación de una vida y una época en apenas dos horas de drama. Y en el momento justo, los debates sobre la exactitud en el cine regresan en temporada de premios, del mismo modo en que lo hicieron en el pasado con películas como Argo”, “The Social Network” y “Zero Dark Thirty”.

“American Sniper”, “Foxcatcher” y más notablemente “Selma”, que ha sido acribillada por la crítica por su representación del presidente Lyndon B. Johnson, han vuelto a traer el conocido drama de la vida versus el arte. Antes de poder llegar a los Premios de la Academia, las películas ahora pasan por una escuela.

El mayor blanco este año ha sido “Selma” de Ava DuVernay, un aclamado drama sobre la famosa marcha de protesta de 1965. La película presenta un amplio y emocionante retrato mayormente verídico de las multitudes que se unieron en busca de cambio, desde las calles de Alabama hasta la Casa Blanca.

En esta imagen difundida por Paramount Pictures, David Oyelowo encarna al doctor Martin Luther King Jr. en una escena de "Selma". (AP Foto/Paramount Pictures, Atsushi Nishijima)

En esta imagen difundida por Paramount Pictures, David Oyelowo encarna al doctor Martin Luther King Jr. en una escena de “Selma”. (AP Foto/Paramount Pictures, Atsushi Nishijima)

Pero las escenas que muestran a Martin Luther King Jr. (David Oyelowo) y Johnson (Tom Wilkinson) han sido duramente criticadas por presentar erróneamente a Johnson como un mandatario que retrasó el derecho al voto de los negros, en lugar de como el colaborador de Luther King que los historiadores y ex asesores como Joseph A. Califano Jr. (quien escribió un mordaz artículo de opinión para el Washington Post) insisten que fue.

Muchos consideran que la reacción a “Selma” ha sido exagerada, particularmente por producirse décadas después de filmes enfocados historias sobre los derechos de los negros protagonizados por blancos. DuVernay dice que el retrato de LBJ “a grandes rasgos” es certero y que el presidente fue un “héroe reacio” en la época de la Ley de los Derechos de Votación. La realizadora califica la controversia como una “conmoción de los medios”.

“Uno puede verlo todo con una lupa de escrutinio y perderse la verdad más amplia que los artistas intentan compartir”, dijo DuVernay en una entrevista. “Simplemente es una forma de arte distinta a la de un documento o un libro de historia. Mientras más rápido se den cuenta de eso, más rápido permitiremos que este arte respire y viva un poco”.

El poder de la imagen único del cine hace que el medio sea especialmente propenso a debates de realidad y ficción. Muchos dan por sentadas las teorías conspiratorias presentadas por Oliver Stone en “JFK”.

En esta imagen difundida por Paramount Pictures, David Oyelowo encarna al doctor Martin Luther King Jr. en una escena de "Selma". (AP Foto/Paramount Pictures, Atsushi Nishijima)

En esta imagen difundida por Paramount Pictures, David Oyelowo encarna al doctor Martin Luther King Jr. en una escena de “Selma”. (AP Foto/Paramount Pictures, Atsushi Nishijima)

Las protestas a fines del 2012 por la cinta de Kathryn Bigelow “Zero Dark Thirty”, que sugiere que información conseguida por medio de tortura ayudó a capturar a Osama bin Laden, estuvieron parcialmente motivadas por el establecimiento de un registro histórico para el público. Los senadores Diane Feinstein y John McCain alegaron que el filme estaba “perpetuando el mito de que la tortura es efectiva” y dijeron a los realizadores que tenían “una obligación social y moral por presentar los hechos reales”.

Pero presentar los hechos reales no siempre es posible, como tampoco lo es complacer a todos por igual y contar al mismo tiempo una historia entretenida.

“Es imposible”, dice DuVernay. “Si uno trata de satisfacer a los demás, fracasará. Hice la película que era mi visión para narrar la historia, y esa visión no es una que pretendo amarrar a hechos y perspectivas y opiniones que son imposibles de representar para complacer a todo el mundo. Lo que quisimos fue capturar el espíritu de la época”.

Con la notable excepción de “Zero Dark Thirty”, pocas películas han sido castigadas en la taquilla o por la academia de cine por fallas de exactitud.

Antes de que The King’s Speech” ganara el Oscar a la mejor película en 2011, los críticos la llamaron “una total falsificación de la historia” por minimizar la simpatía del rey Eduardo VIII por Adolfo Hitler. “Argo” de Ben Affleck minimizó el papel de Canadá en el rescate iraní. “Lincoln” de Steven Spielberg encolerizó a legisladores de Connecticut por mostrar incorrectamente a representantes del estado votando en contra de la 13ra Enmienda de la Constitución, sobre la abolición de la esclavitud.

En la contienda por el Oscar de este año, cuando “Selma” es considerada una de las favoritas, no falta material que debatir. El relato sobre la Segunda Guerra Mundial “The Imitation Game”, por ejemplo, reduce el papel de los colaboradores que descifraron códigos en el Parque de Bletchley en Gran Bretaña para enfocarse solo en Alan Turing.

En esta imagen difundida por Sony Pictures Classics, Steve Carell en una escena de "Foxcatcher", basada en un libro homónimo sobre John du Pont, un millonario condenado por la muerte del campeón olímpico de lucha libre Dave Schultz. (AP Foto/Sony Pictures Classics, Scott Garfield)

En esta imagen difundida por Sony Pictures Classics, Steve Carell en una escena de “Foxcatcher”, basada en un libro homónimo sobre John du Pont, un millonario condenado por la muerte del campeón olímpico de lucha libre Dave Schultz. (AP Foto/Sony Pictures Classics, Scott Garfield)

“American Sniper” de Clint Eastwood evita los aspectos más perturbadores de la vida del tirador de las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Marina de Estados Unidos Chris Kyle. (Kyle alardeó de haber matado a saqueadores tras el Huracán Katrina). Una columna del Guardian lo criticaron: “El verdadero francotirador estadounidense era un asesino lleno de odio. ¿Por qué patriotas simplistas lo están tratando como un héroe?”.

La presión puede ser igualmente fuerte del otro lado de la pantalla. Según reportes, el padre de Kyle le dijo a Eastwood antes de que empezara la producción: “Irrespeta a mi hijo y desataré un infierno sobre ti”.

El luchador olímpico Mark Schultz había apoyado fervientemente la película “Foxcatcher” de Bennett Miller, un drama sobre el trágico asesinato del hermano de Schultz, Dave, a manos de John du Pont. Pero Schultz recientemente explotó en Facebook con un mensaje sobre una escena del filme que sintió que insinuaba una relación sexual entre él y du Pont: “Te pasaste de la raya Miller. Hemos terminado”, escribió Schultz. También amenazó con acabar con la carrera del cineasta.

___