Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Antonio Sánchez: En el jazz siempre ha habido incertidumbre, pero no va morir

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11/07/2015.- El batería mexicano Antonio Sánchez, líder de la Migration Band y autor de la banda sonora de "Birdman", durante un ensayo en el Auditorio Adán Martín de Tenerife, habló con EFE, en plena gira europea, de las dificultades que el jazz ha tenido que afrontar a lo largo de su historia y la necesidad de que los músicos creen proyectos elaborados e interesantes para atraer al gran público. EFE/Ramón de la Rocha

Santa Cruz de Tenerife (España), (EFE).- El batería mexicano Antonio Sánchez, líder de la Migration Band y autor de la banda sonora de Birdman, habla en plena gira europea de las dificultades que el jazz afronta para seguir vivo y la necesidad de que los músicos creen proyectos elaborados e interesantes capaces de atraer a nuevas audiencias.


Publicidad

“En el jazz siempre ha existido la incertidumbre, pero creo que no va a morir”, manifiesta el artista tras pasar esta semana por el Festival de Jazz de Canarias, donde ha presentado su composición más ambiciosa, la “Suite del Meridiano”.

En un ejercicio de autocrítica, Sánchez opina que los jazzistas “tenemos la obligación de preparar los trabajos más depurados, interaccionar con el público, prepararnos más los conciertos, pues hay mala fama en ese sentido”.

Para el batería, que reside en Nueva York desde 1999, “el negocio del jazz es muy difícil” pero “creo que tiene público”.

“Hay que atraer a los más jóvenes, trabajar un evento, como hacen otras músicas, el rock o el pop”, recomienda.

Meridian Suite recuerda una pieza similar a “The way up”, que interpretó Sánchez con el guitarrista Pat Metheny, por la manera en que se desarrolla su estructura.

Componer la banda sonora de “Birdman”, la oscarizada película de Alejandro González Iñárritu, ha sido un empujón añadido a su imagen como instrumentista.

Conoció al director de cine en 2005 porque González Iñárritu era “muy fan” de Pat Metheny Group (del que Sánchez forma parte) y le propuso el proyecto.

“Fue un proceso muy creativo, muy fácil, lo acabamos todo en dos días y medio porque básicamente estaba tocando teniendo en cuenta la trama. Viendo la película iba reaccionando a los movimientos de los actores”, relata.

Este año dará nuevamente vida a esta banda sonora tocando la música en directo cuando la película se proyecte en los cines. “Es muy interesante para mí y espero que para el público”, explica.

Pero la prioridad de Antonio Sánchez es seguir mostrando al mundo durante 2015 y parte de 2016 la Suite del Meridiano con la Migration “más algunas cositas con Metheny”.

Sánchez está convencido de que la música nunca dejará de sonar y sobre todo apuesta y reivindica el directo.

Existe “un desconecte un poco extraño” pues “hay muchas escuelas, mucha educación, pero la gente no va tanto a los conciertos”, señala.

La música en vivo “es como ver un partido de baloncesto donde los jugadores hacen cosas extraordinarias que uno no puede hacer”, concluye. EFE

(I)