Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Exposición de cartas presenta una Frida Kahlo íntima

Layla Felder, una admiradora de Frida Kahlo originaria de Estados Unidos, visita la exposición "Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo" en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo en la Ciudad de México el jueves 23 de julio de 2015. La muestra tiene 80 fotografías y 25 cartas escritas por Frida Kahlo sus amigos, familiares y amantes. (Foto AP/Sofia Jaramillo)

MEXICO (AP) — La muestra epistolar y fotográfica “Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo” presenta a la pintora mexicana desde un discurso privado, a partir de su relación con Diego Rivera y otras figuras importantes de su vida, como el doctor Leo Eloesser, pero sobre todo, con su yo interno.

“Produce deleite poder leer que alguien como una pintora que actualmente nos representa en el mundo entero a través de su obra es tan humana como cualquiera de nosotros”, dijo el jueves la curadora de la muestra, la fotógrafa Cristina Kahlo, quien es sobrina nieta de la pintora.

Además de las 25 cartas fechadas entre 1931 y 1950, muchas de ellas escritas a mano, se exhiben tres estampillas postales relacionadas con la artista (una estadounidense y dos mexicanas) y alrededor de 80 fotografías (20 de las cuales son originales) de la autoría de Edward Weston, Imogen Cunningham, Julien Levy y Guillermo Kahlo, entre otros. La muestra se extenderá hasta el 8 de noviembre.

En las salas hay módulos donde se pueden leer copias de las cartas completas. “Es una exhibición que no se puede ver pronto, hay que venir con tiempo”, dijo la curadora.

Entre los destinatarios de las cartas destaca Eloesser, quien fue médico de Kahlo en San Francisco en 1931 y se convirtió en su confidente. Kahlo le consultaba todos los diagnósticos y recetas que le hacían otros doctores, contó la curadora.

En una misiva le cuenta que tiene dos meses de embarazo, un tema que también reflejó en sus pinturas.

“Y al final de la carta, porque se ve que es una carta que tarda tiempo en escribir, le menciona que pierde al bebé”, señaló la curadora. “Todo eso nos hace entender más al personaje”.

Valeria García, izquierda, y Mónica Garza leen cartas en la exposición "Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo" en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo en la Ciudad de México el jueves 23 de julio de 2015. La muestra tiene 80 fotografías y 25 cartas escritas por Frida Kahlo sus amigos, familiares y amantes. (Foto AP/Sofia Jaramillo)

Valeria García, izquierda, y Mónica Garza leen cartas en la exposición “Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo” en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo en la Ciudad de México el jueves 23 de julio de 2015. La muestra tiene 80 fotografías y 25 cartas escritas por Frida Kahlo sus amigos, familiares y amantes. (Foto AP/Sofia Jaramillo)

Cartas a sus familiares, otras con besos de lápiz labial y un recado que le escribe la actriz Dolores del Río a Kahlo para que se mejore de salud, también forman parte de la muestra.

“En todas las cartas que ella escribe hay una constante que es Diego Rivera; si están separados o no están separados, no importa, ella siempre está hablando de Diego”, apuntó Cristina Kahlo.

Un caso curioso son dos cartas que le escribió Kahlo al fotógrafo de origen húngaro Nickolas Muray, con quien mantuvo correspondencia durante 10 años.

“En inglés, un inglés muy bueno, eso es sorprendente porque no conocíamos esa faceta (de Frida), en las cuales le cuenta… cómo la relación con Diego se ha ido deteriorando más hasta que llegan a decidir finalmente firmar el divorcio”, apuntó la curadora sobre esas dos cartas.

En otra misiva, Muray, quien fue amante de Frida, se va a casar con otra mujer.

“Frida está muy dolida, aunque no estén juntos y él esté en Nueva York y Frida esté en México, le duele saber que se casa con otra mujer y le pide de regreso sus cartas y un cojín que ella bordó como ‘quiero mis cosas de regreso porque no quiero que las toquen y las vean’; son cosas que cualquier mujer haría”.

Layla Felder, una admiradora declarada de Frida Kahlo de 11 años y originaria de Estados Unidos, viajó a México para ver todo lo relacionado a la pintora, incluyendo la exposición.

“En las pinturas veo más dolor y muchos simbolismos y en su escritura más tristeza y, de hecho, un poco más de humor”, dijo sobre la obra de Kahlo la chica, quien iba peinada con un moño de trenzas como el de la pintora para la ocasión.

___

(I)