Ecuador. Miércoles 28 de Junio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“El coleccionista busca en ARCO al artista emergente o sexy”

Foto Sinagoga del Tránsito, instalación específica de Carme Nogueira. Arco Madrid, foto arteinformado

Madrid,  (EFE).- Ya está aquí ARCO, la feria de arte contemporáneo más importante de España y la más internacional, que abre su 36 edición el día 22 con Argentina como país invitado, con “el reconocimiento y confianza del mercado internacional” y la llegada de coleccionistas nacionales e internacionales.


Publicidad

Y es que el fomento y cuidado de los coleccionistas de arte contemporáneo es uno de los objetivos de ARCO 2017 para el director de la feria, Carlos Urroz, quien explica a Efe que los que vienen a esta feria buscan “artistas emergentes latinoamericanos, españoles, portugueses o sexy”.

“ARCO tiene un componente ‘hot’ y sexy -argumenta-. Es un encuentro muy apetecible, porque en esta feria se encuentran cosas que son imprevisibles. Si se quiere comprar un Picasso, mejor es que se vayan a Maastricht, pero los coleccionistas europeos o norteamericanos vienen buscando a jóvenes, que, por ejemplo, acaban de hacer una bienal. Eso nos diferencia de otras ferias”, subraya.

Así, entre el 22 y el 26 de febrero, Madrid se convertirá en la mayor capital del mundo de arte contemporáneo, con 200 galerías de 27 países, además del extenso programa que se va a desarrollar por diferentes espacios e instituciones madrileñas.

Galería Blanca Berlín

Actividades que llevarán el arte y la cultura argentina al Museo Reina Sofía, a Matadero Madrid, la fundación Telefónica, Biblioteca Nacional, plaza del Callao, Tabacalera, Museo Thyssen, Alcalá 31 o la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, entre otros.

Así, con 4,5 millones de euros (4,7 millones de dólares) de presupuesto -“que vienen de los propios recursos de ARCO, no de los presupuestos públicos o subvenciones”, aclara Urroz- se inaugura esta feria.

“La primera novedad este año es la presencia de Argentina como país invitado, con una escena de artistas muy interesantes -explica Urroz- que se encontrarán en 12 galerías seleccionadas por Inés Katzenstein, con dos artistas por cada galería. Pero, además, habrá otros artistas argentinos diseminados por otros estand de la Feria, tanto en el programa ‘Diálogos’, como en el programa general y que tiene un potencial enorme”, subraya.

Una feria que este año es la “de la recuperación”, en opinión de su director. “Ha habido más solicitud de espacios de galerías de arte nacionales y extranjeras; lo cual indica la confianza del mercado internacional. Y además de esas solicitudes han vuelto galerías como la británica Lisson (que traerá Ai Weiwei) o Alejandra Von Ahrzt Gallery de Nueva York, u otras suizas” (Hauser & Wirth traerá a Louise Bourgeois), recalca. 

Obra de Irene Cruz.

Sin olvidar a los jóvenes de ‘Opening’, con artistas emergentes en las galerías españolas. Es una feria que combina lo de mayor calidad con lo emergente y ese es su encanto”, matiza Urroz.

La sección “Diálogos” será otra de las partes más potentes de la feria, una sección comisariada por María de Corral, Catalina Lozano y Lorena Martínez y que potenciará y reflejará la diversidad.

“Un espacio en el que dialogarán dos artistas de la misma galería. En total 14 galerías, con dos aristas cada una y con un perfil medio de carrera, gente que ya ha estado en instituciones importantes y que no son tan conocidos en España. Hay muchos artistas latinoamericanos y también europeos. Es un contenido muy interesante”, sostiene Urroz.

El director de ARCO recomienda ir a la feria “con los ojos abiertos” para descubrir.

Obras de arte que son para todos los bolsillos. Desde las más cara: un Dalí, “impresionante”, de 1,4 millones de euros (1,48 millones de euros), hasta otras “para iniciarse en el coleccionismo con piezas de las sección Art libris, compuesta por libros hechos por artistas con piezas que pueden costar 50 euros (53 dólares)”, revela.

Y un ARCO, en el que el visitante se puede encontrar con obras de realidad virtual y también con mucha pintura. “Hay de todo pero también hay mucha pintura porque Argentina es muy pictórico”.

La feria de arte contemporáneo tiene una parte didáctica. “Se habla de arte contemporáneo toda la semana y se valora en qué momento está nuestro arte, su carencia y fortaleza”, concluye Urroz, cuyo único deseo, si es que le quedara alguno, porque la feria está “estupenda”, “consolidada” y “madura”, es tener “más dinero”.

“Me gustaría que todos los museos tuvieran más dinero, que los museos pudieran comprar más, porque eso es bueno para los artistas, y una buena ley de mecenazgo y alguna acción que hiciera tener más recursos privados y que apoyen a los museos”, concluye

crs/agc/cr