Ecuador. jueves 23 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“The Party”, de Sally Potter, transmuta lo trágico en cómico en la Seminci

The Party film de Sally Potter foto: zetaestaticos.com

Valladolid (España),  (EFE).- Los dramaturgos griegos ya sabían moverse a la perfección entre el humor y la tragedia, dos recursos que la directora inglesa Sally Potter ha congeniado en “The Party”, presentada hoy en la sección oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).


Publicidad

“En la mayoría de los dramas, la tragedia y la comedia van de la mano”, explicó su directora en una rueda de prensa, en la que explicó el proceso de rodaje “frenético” de dos semanas, tras solo dos días de ensayos.

Una obra que pretende hilvanar desde su mismo título, “party” significa en inglés tanto “fiesta” como “partido político”, una comedia negra donde la tragedia introducida por los personajes solo puede combatirse con altas dosis de humor “cínico y desnudo de artificios”.

Los 71 minutos de metraje se convierten también en 71 minutos de una fiesta donde un reparto de lujo protagonizado por Patricia Clarckson, Bruno Ganz, Kristin Scott o Emily Mortimer, abordan temas “trascendentales” como el debate mundial entre la sanidad pública y la privada, cómo afrontar una enfermedad terminal o “la crisis de la izquierda política en todo el mundo”, explicó Potter.

De producción íntegramente inglesa, esta obra profundiza en los debates “más candentes” de la sociedad insular a través de la figura de Janet (Kristin Scott), recién nombrada ministra de sanidad “en la sombra”, que decide dar una fiesta para celebrar el acontecimiento sin saber que los secretos de cada uno de sus invitados arruinarán la velada.

“Todos tenemos secretos, nuestra es la decisión de contarlos o no y de vivir con la soledad que representan”, reflexionó Potter, quien también reconoció que este film toca de lleno la “cuestión feminista” que, en su opinión, tiene “fuerza y tradición de sobra” como para aguantar las “ironías” que se incluyen en la obra.

The Nile Hilton incident foto The Hollywoord Reporter

La segunda de las películas que se presentaron hoy corrió a cargo del director sueco de origen egipcio Tarik Saleh, con su thriller policíaco “The Nile Hilton incident”, protagonizada por Fares Fares, quien interpreta el papel de Noredim Mustafa, un agente del corrupto sistema policial de El Cairo.

Basada en un suceso real, el asesinato de la cantante libanesa Suzanne Tamin en 2009, la historia recrea una muerte similar acontecido en el hotel Hilton Nilo de la capital egipcia, un suceso que acaba destapando toda una estructura de corruptelas del poder en la que se ven inmiscuidos todos los estratos de la sociedad, enmarcada dentro de las protestas conocidas como la primavera árabe.

También se proyecto “‘Freiheit”, del alemán Jan Speckenbach, que aborda los anhelos de libertad de una mujer de cuarenta años, interpretada por Johanna Wokalek, anclada en una relación y con dos hijos, quien decide dejar atrás su vida para tomar las riendas de su vida.

Una historia que permaneció seis años en forma de proyecto para la productora One Two Films, que tuvo “serias dificultades” para encontrar financiación, tal y como contaron los productores Jamila Wenske y Sol Bondy.

Ambos reconocieron la dicotomía que se produce en el público, entre quien acaba empatizando más con las ansias de libertad y de empoderamiento de la protagonista y quien lo hace con el padre que tiene que hacerse cargo de sus dos hijos.

En la jornada de mañana, dentro de la sección oficial están previstas las proyecciones de “Human Flow”, del activista chino Ai Weiwei; “Hikari”, de Naomi Kawase y “Pokot”, de Agnieszka Holland. EFE

1011590

aam/jam/jdm/cr