Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Benfica estudia quejarse del Real Madrid ante la FIFA

Las reiteradas declaraciones de amor futbolísticas de Fabio Coentrao al Real Madrid han sentado muy mal en el Benfica, club al que todavía pertenece el joven lateral izquierdo. Hasta en cuatro ocasiones ha mostrado su deseo de ponerse a las órdenes de José Mourinho y ha calificado al club madridista como “el mejor club del mundo”.


Publicidad

Las aparecidas ayer fueron la gota que colmó el vaso de la paciencia de Luis Felipe Vieira, que inmediatamente ordenó la apertura de un expediente al futbolista, que todavía tiene contrato en vigor con el club lisboeta hasta 2016. La sanción se impondrá por conceder entrevistas -la primera de ellas, a MARCA- sin el permiso del equipo que le paga.

El joven lateral luso tendrá que afrontar una fuerte multa económica (un porcentaje de su sueldo anual) y tendrá que lidiar con el malestar del que todavía es su presidente y del Benfica, que mantienen que todavía no se han producido negociaciones por el jugador. Otro de los motivos de enfado en la sede del club benfiquista son los contactos con el futbolista, que han llevado a sus servicios jurídicos a plantearse presentar una queja formal a la FIFA por “asedio indebido y no autorizado” a su joven lateral.

Fabio Coentrao manifestó de forma inequívoca su deseo de jugar en el Real Madrid, primero en Oeiras, en plena concentración de la selección portuguesa. Tres días después, en una entrevista exclusiva a MARCA llegó a manifestar: “Jugaría para Mourinho de todo menos de portero”, y posteriormente reiteró su deseo en otros medios portugueses y españoles, algo que ha colmado el vaso de la paciencia de Luis Felipe Vieira, especialmente cuando aseguró que el equipo de su infancia era el Real Madrid.

A pesar de todo, el jugador sigue estando muy cerca de vestir de blanco la próxima temporada. Este malestar, en contra de lo que pueda parecer, no hace sino obligar a que se alcance un acuerdo.

Fuente: www.marca.com