Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Panamericanos: Diego Ferrín, el joven que saltó como nunca para hacer crecer su historia

El ecuatoriano Diego Javier Ferrín saltó como nunca el jueves en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 para dejar el listón en los 2.30 metros de altura, la mejor marca de su vida, lo que le permite ampliar sus esperanzas de una buena actuación en Londres 2012.


Publicidad

El joven de 23 años originario de Quinindé, provincia de Esmeraldas, fue designado como el abanderado de la delegación de Ecuador en los Panamericanos 2011, honor que justificó con creces al colgarse la plata en el salto de altura.

Ferrín dejó el listón en 2.30 metros, récord para su país, pero fue superado por dos centímetros por el bahamés Donald Thomas, campeón mundial del 2007, quien se llevó el oro.

El ecuatoriano calificó la competencia como “la mejor” de su vida y su registro le permite seguir soñando con grandes actuaciones en campeonatos mundiales futuros y por qué no, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, para los que ya está clasificado.

Campeón de los Juegos Sudamericanos de Medellín 2010, con una marca de 2.18, el progreso de este joven en los últimos meses es notorio pues en junio pasado ganó el Campeonato Sudamericano de Atletismo, disputado en Argentina, con 2.28 metros.

Su habilidad para el salto es innata, lo que le impulsó a comenzar su carrera deportiva con equipos regionales de baloncesto, inspirado por su ídolo, el estadounidense Michael Jordan, a quien vio volar sobre sus rivales y ganar todo con los Bulls de Chicago en la NBA.

Con pocas posibilidades de crecer profesionalmente en el baloncesto, a sus 17 años Ferrín comenzó a practicar algunas pruebas de atletismo, entre ellas el salto alto, disciplina en la que poco a poco se fue especializando y en la que ha obtenido grandes resultados para su país.

Sus primeros éxitos se produjo en el 2007 cuando ganó el sudamericano juvenil con una marca de 2.08 metros en salto de altura y además obtuvo un bronce en salto largo con 7.44 metros.

A nivel de grandes competencias internacionales, el ecuatoriano debutó en el Mundial de Daegu 2011, aunque no le fue tan bien, pues terminó en el lugar 23 entre 33 atletas, con marca de 2.21 metros.

En Guadalajara 2011, con la inspiración de ser el abanderado de su país, Ferrín ejecutó el salto de su vida para entrar formalmente en la escena internacional y continuar escribiendo su historia, que aún tiene muchas hojas por llenar.

Fotos: Diario La Hora