Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La crisis económica frenó el mercado europeo de invierno

La actual situación de crisis económica mundial ha incidido de manera notable en el mercado invernal de fichajes en el fútbol europeo, que en sus denominadas “grandes ligas” ha registrado un menor número tanto de cantidad y de calidad de traspasos como de dinero puesto en circulación.


Publicidad

El “Calcio” italiano, la Liga española, la “Premier” inglesa, la “Bundesliga” alemana o la “Ligue” francesa, por citar las más importantes tanto económica como deportivamente del Viejo Continente, apenas han registrado movimientos de relumbre.

No en vano, prácticamente lo más llamativo viene por un “no traspaso” que en las últimas semanas se daba casi como hecho, si bien no se especulaba sobre el destino final. Es el caso del delantero argentino Carlos Tevez, en rotura desde hace meses con el Manchester City y al que distintos medios informativos ubicaban bien en Italia (Milan o Inter), bien en Francia (PSG) e, incluso, no se descartaba España.

Tévez, que negoció con los clubes citados anteriormente, se quedó en el Manchester City. Lo hace a regañadientes y, justo, por una crisis de liquidez económica que ha provocado que los equipos pretendientes deseasen una cesión y, al final de campaña, negociar un posible traspaso “a la baja”. La entidad inglesa no aceptó.

De los movimientos realizados (muchos de ellos bajo la fórmula de la cesión), la palma se la llevan jugadores latinoamericanos.

Son los casos del ítalo-brasileño Thiago Motta, que ha pasado del Inter de Milán al PSG (unos 11,5 millones de euros); del uruguayo Martín Cáceres, del Sevilla al Juventus de Turín (1,5 millones de cesión hasta fin de campaña y compromiso de compra por 8,5 millones más); o del chileno Eduardo Vargas, del Universidad de Chile al Nápoles (11 millones de euros).

Thiago Motta, ex Inter, fue vendido al PSG pese al disgusto de Ranieri.

El “calcio”, pese a la delicada situación económica del país, es de las grandes ligas la que un mayor movimiento de mercado invernal ha registrado. Muchos fichajes y pocas estrellas.

Llegó el mencionado Vargas al Nápoles, pero no así los deseados brasileño Nilmar, que se queda en el Villarreal pese a pretenderlo un Lazio que también pretendía al japonés Keisuke Honda, que sigue en el CSKA Moscú; ni el ya citado Tevez.

Ante la decepción de Tevez, el Milan apostó por un remedio menos costoso: fichar al argentino Maxi López (10 millones de euros al Catania). Además, logró que su “eterno rival” Inter le cediese al ghanés Sulley Muntari, y cerró su plantilla con otras cinco incorporaciones de futuro y poco renombre.

El Juventus, actual líder, se hizo con las contrataciones del ya aludido Martín Cáceres y del delantero italiano Marco Borriello (ex Roma), como más notable.

El Inter ha paliado la marcha de Thiago Motta con las llegadas del joven brasileño Juan Ghilherme Nunes Jesús (Internacional de Porto Alegre) y del colombiano Fredy Guarín (Oporto).

El regreso de la "Perla" Reyes al Sevilla fue lo más llamativo de la liga española.

La Liga español ha notado, y mucho, el mal momento económico; y apenas ha movido sus fichas. El vigente campeón, el Barcelona, el actual líder, el Real Madrid, el Valencia y el Atlético de Madrid, considerados como los cuatro grandes del fútbol español, no han acudido al mercado invernal ante el tramo final de la competición.

Sólo el Atlético de Madrid presenta una novedad: la vuelta de Fran Mérida, que había ido cedido en verano al Braga pero descartado hace un mes por el conjunto portugués.

Los movimientos en las diferentes plantillas han sido menores que en anteriores campañas y las registradas han sido casi todas bajo la fórmula de cesión; es decir, a “coste cero”.

El “rey” del mercado invernal ha sido el Sevilla, al ser quien más se ha gastado: José Antonio Reyes (ex Atlético de Madrid), el senegalés Babá Diawara (ex Marítimo de Funchal), y repescar al defensa Juan Torres ‘Cala’, que estaba cedido al AEK de Atenas. En total, unos 7,1 millones de euros.

Se movió el Espanyol reforzando su plantel con el cedido centrocampista brasileño Phillippe Coutinho (Inter Milán), con el delantero nigeriano con pasaporte español Kalu Uche y con Víctor Sánchez. Los dos últimos procedentes de un suizo Neuchatel Xamax expulsado de la Liga suiza por irregularidades financieras.

Otros jugadores latinoamericanos que han llegado son Paulao (BRA/Betis), Henrique (BRA/Granada), Alejandro Martinuccio (ARG/Villarreal) o Pablo Sebastián Álvarez (ARG/Zaragoza).

El chileno David Pizarro muestra la camiseta de su nuevo club.

La “Premier” ha estado aún menos activa. El chileno David Pizarro llegó al Manchester City desde el Roma; el joven talento belga Kevin de Bruyne ha pasado del Genk al Chelsea (unos 7,9 millones de euros); y el central Gary Cahill del Bolton al Chelsea (unos 8,3 millones de euros).

Ha salido el ruso Román Anatólievich Pavlyuchenko del Tottenham al Lokomotiv Moscú.

Lo más curioso del mercado inglés llegó con las vueltas de Paul Scholes (37 años) y el francés Thierry Henry (34 años) por parte del Manchester United y del Arsenal, respectivamente.

En la “Bundesliga”, lo más notable es la llegada del senegalés Mame Biram Diouf al Hannover 96, cedido desde el Manchester United.

Los grandes Bayern Munich, Borussia Dortmund y Schalke 04 tampoco movieron ficha, salvo la llegada al último de ellos del cedido Chinedú Obasi (Hoffenheim).

El fútbol francés se las prometía feliz con el multimillonario París Saint-Germain. Se le asociaban nombres como Tévez, el inglés David Beckham (Los Ángeles Galaxy) o los brasileño Kaká (Real Madrid) y Alessandro Pato (Milan).

Ninguno de los cuatro llegaron. Si lo hicieron Thiago Motta y los defensas brasileños Maxwell (Barcelona) y Alex (Chelsea); jugadores con mucho menos fuste y que en nada se parecen a los anteriores.

El vigente campeón Lille se ha reforzado con la cesión del argentino Mauro Cetto (Palermo) y con el joven costarricense John Jairo Ruiz (Deportivo Saprissa) y Nolan Rux (Brest).

Una salida del fútbol francés ha traído consigo uno de los golpes de mercado del portugués. La vuelta del argentino Lucho González a un Oporto que lo traspasó en 2009 al Olimpique Marsella por 18 millones de euros y ahora lo recupera por tan sólo dos.

El Oporto, además, se ha movido con los refuerzos del austríaco Janko (Twente) y, especialmente, con una llegada del joven brasileño Danilo (Santos) ya anunciada el último verano pero efectiva ahora, a cambio de 17 millones de euros.

Benfica y Sporting Lisboa han retocado sus planteles, pero con jugadores que llegan más para completar que para deslumbrar.