Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Micahel Jordan viaja con el equipo estadounidense a la Ryder Cup

Cuando estaban en Carolina del Norte, Davis Love III y Buzz Peterson solían llevar al compañero de habitación de Peterson con ellos, cuando iban a jugar al golf.


Publicidad

Treinta años más tarde, Michael Jordan volverá a acompañarlos en el paseo.

Love hizo a su viejo compañero universitario miembro honorario del equipo estadounidense para la Ryder Cup de esta semana, con la esperanza de que pueda servir como inspiración para un equipo de los Estados Unidos que ha perdido cuatro de los últimos cinco eventos.

“Vamos a tenerlo en la sala del equipo si quiere entrar. O vamos a tenerlo en los vestidores”, dijo Love. “No será más que una buena motivación para muchos de estos muchachos que no lo conocen. No tendrá un rol oficial, más allá de que es uno de nuestros amigos y nos gusta tenerlo cerca”.

Jordan puede agradecerle a Love por haberle enseñado lo que se ha convertido en su segundo deporte favorito. Cuando Peterson y Love jugaban en Chapel Hill, Jordan solía ir con ellos en el carro y llevar la cuenta. No pasó mucho tiempo antes de que pidiera dar un golpe o dos.

Ahora es miembro de Medinah –por no hablar de varios otros clubes–, y su amor por la Ryder Cup es bien conocido. Jordan ha asistido a cada uno de estos eventos desde 1995, dijo Love, y Tiger Woods todavía se ríe al recordar al miembro del Salón de la Fama del Básquetbol de 6-6 pies de altura hacinado en un carrito de golf mientras seguía la acción en Valderrama, en 1997.

Pero Jordan no sólo es un fan más entre las celebridades (George López, Justin Timberlake). Es uno de los mejores atletas que haya visto el deporte, y no hay competidor más feroz que él.

Tal vez, sólo tal vez, algo de eso se le contagie al equipo estadounidense.

“Tiene el corazón, el espíritu de un jugador de equipo, a pesar de que, obviamente, fue un icono individual”, dijo el capitán europeo, José María Olazábal. “Estoy bastante seguro de que será un factor en la ecuación del equipo estadounidense, sin lugar a dudas”.

Sin embargo, Love tal vez quiera poner a alguien más a cargo de las bebidas.

“La primera vez que estuve con él, me dio algunas bebidas”, dijo Woods con una gran sonrisa, mientras la sala estallaba en carcajadas. “El día siguiente fue un poco más difícil de lo que me habría gustado”.

Pero Jordan es una persona especial, afirmó Woods, y su presencia significa mucho.

“Que él sea parte de esto no tiene precio para muchos de estos muchachos”, dijo Woods. “Porque yo lo considero como mi hermano mayor, y he llegado a conocerlo tan bien durante los últimos años, que podría dar eso por sentado. Pero creo que será un verdadero placer para algunos de los muchachos que no conocen muy bien a Michael”.

Fuente: ESPN