Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Crisis por corrupción de la FIFA salpica al Mundial 2006

Joseph Blatter (der) y Michel Platini fotografiados el 16 de diciembre del 2014 antes de la semifinal de la Copa Mundial de Clubes entre Cruz Azul y Real Madrid en Marrakech. Los dos fueron suspendidos por 90 días por la FIFA al no poder presentar documentación que justifique un pago de 2 millones de dólares que la FIFA hizo a Platini en el 2011 por servicios prestados supuestamente nueve años atrás, según una fuente informada. (AP Photo/Christophe Ena, file).

BERNA, Switzerland (AP) — El escándalo de corrupción que arropa al fútbol llegó a Alemania, con el anuncio de la FIFA de que investigará las “muy serias acusaciones” de que ese país pagó sobornos para conseguir la sede de la Copa del Mundo de 2006.


Publicidad

Las más recientes acusaciones de actos indebidos en el fútbol se produjeron el mismo día que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hizo sus primeras declaraciones públicas sobre su suspensión por parte del comité de ética.

Blatter pudo haber empeorado la situación al admitir que sólo medió un “pacto de caballeros” para el pago que autorizó en 2011 al presidente de la UEFA Michel Platini, por el que ambos fueron suspendidos por 90 días la semana pasada y que es blanco de una pesquisa criminal en Suiza.

La FIFA intenta limpiar su maltrecha imagen al ampliar la magnitud de las investigaciones sobre supuestos delitos. Después que 14 personas, entre ellas varios dirigentes de alto rango, fueron acusadas en mayo por las autoridades de Estados Unidos en un caso de sobornos, la FIFA puso en marcha una pesquisa interna que busca demostrar su compromiso para erradicar la corrupción.

La investigación ahora evaluará un reportaje de la revista Der Spiegel de que el comité encargado de la candidatura alemana para conseguir el Mundial de 2006 creó un fondo de 10,3 millones de francos suizos (entonces unos seis millones de dólares) para sobornos a cuatro de los 24 votantes del comité ejecutivo de la FIFA.

Según el reportaje, Franz Beckenbauer, ex leyenda de la selección germana y líder del comité de la candidatura, Wolfgang Niersbach, actual presidente de la federación alemana, y otros dirigentes sabían de la existencia de ese fondo al menos en 2005.

El ex jefe de Adidas, Robert Louis-Dreyfus, quien falleció en 2009, aportó los fondos, según Spiegel, y luego pidió que le devolvieran el dinero antes de que empezara el torneo, cuando el valor del préstamo era de 6,7 millones de euros.

Spiegel reportó que la FIFA ayudó a crear una cortina de humo, y que la federación transfirió 6,7 millones de euros a la FIFA como contribución para una gala inaugural que después fue cancelada.

“Estas son acusaciones muy serias”, dijo la FIFA en un comunicado. “Serán evaluadas como parte de la investigación interna independiente que realiza la FIFA bajo la conducción de su director legal y con la asistencia de asesores externos”.

Ningún organismo gubernamental ha dicho que investiga las más recientes acusaciones, pero el comunicado de la FIFA enfatiza que el organismo “sigue cooperando con las investigaciones del Departamento de Justicia estadounidense y la Fiscalía General de Suiza”.

La federación alemana insistió que el reportaje es “completamente infundado”, y aseguró que ni Niersbach ni los otros miembros del comité organizador “estuvieron involucrado sin pudieron haber tenido conocimiento de semejante operación”.

El dinero supuestamente fue utilizado para asegurar el apoyo de cuatro representantes asiáticos en una votación que, de por sí, generó suspicacia por la abstención de Nueva Zelanda. Alemania superó a Sudáfrica por 12-11.

Charlie Dempsey, entonces presidente de la confederación de Oceanía, se abstuvo a pesar de tener el mandato de respaldar la candidatura de Sudáfrica en la última ronda de votación. Dempsey dijo que recibió llamadas telefónicas amenazantes de “poderosos intereses europeos” la noche antes de la votación. Una semana después renunció de la FIFA, y murió en 2008.

Esta no es la primera votación de la FIFA que está manchada por sospechas de compra de votos.

Chuck Blazer, ex miembro del comité ejecutivo, admitió a las autoridades estadounidenses que estuvo involucrado en coordinar el pago de sobornos relacionados con la elección de las sedes de 1998 y 2010. Y la FIFA todavía investiga e impone sanciones por los delitos relacionados con la elección de las sedes de 2018 (Rusia) y 2022 (Catar).

Rusia y Catar niegan haber cometido cualquier delito.

Blatter ha había insinuado que hubo irregularidades en la votación para el Mundial de 2006, pero el líder de la FIFA ahora tiene sus propios problemas.

El suizo de 79 años fue suspendido por 90 días mientras el comité de ética investiga un pago a Platini de dos millones de francos suizos (entonces unos dos millones de dólares) que autorizó en 2011. La ausencia de un contrato escrito es crucial en el caso, y Blatter confirmó que no existe.

A pesar que los dirigentes que son investigados se arriesgan a más sanciones por hablar sobre sus casos en público, Blatter ofreció su entrevista televisiva desde que las autoridades suizas empezaron a investigarlo.

Platini ha dicho que el dinero fue por salarios impagos de su etapa como asesor de Blatter (1998-2002), que la FIFA supuestamente no podía costear en ese momento.

“Ese era el contrato que tenía con Platini, un pacto de caballeros y eso fue lo que pasó”, dijo Blatter a la cadena suiza RROTV.

Blatter espera ser absuelto a tiempo para presidir el congreso de emergencia programado para el 26 de febrero, en el que se elegirá su sucesor.

El caso podría haber herido de muerte la candidatura de Platini para reemplazar a Blatter, quien anunció que renunciaría apenas cuatro días después de ser reelegido a un quinto período en mayo, justo cuando detonaron las investigaciones de Estados Unidos y Suiza y en medio de presión de parte de los patrocinadores.

La candidatura de Platini perdió el viernes el respaldo de Inglaterra, en la primera señal de que empieza a resquebrajarse el frente común que la UEFA anunció el jueves en apoyo al francés.

La Asociación Inglesa de fútbol (FA) dijo que no le convenció la explicación del abogado de Platini sobre el pago, y suspendió su endoso hasta que su situación legal “sea aclarada”.

El proceso podría continuar después de la elección, y la FA se prepara para endosar a otro candidato.

El líder de la federación de Jordania, príncipe Ali bin al-Hussein, a quien apoyaron la mayoría de las federaciones europeas en las elecciones de mayo, volvió a candidatearse.

___

Ciaran Fahey en Berlín contribuyó con este despacho. (D).