Ecuador. Miércoles 29 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Inicia Rally Dakar 2016 con salar Uyuni como nuevo desafío

Salar de Uyuni, en Bolivia. Foto subida a Flickr por Annais Ferreira, en septiembre de 2011.

BUENOS AIRES (AP) — El imponente salar de Uyuni, a 4.000 metros de altura, en Bolivia, así como las dunas y los caminos engañosos entre las sierras de Argentina, serán el escenario de una contienda con final impredecible entre el último campeón, el príncipe qatarí Nasser Al-Attiyah, y un séquito de duros competidores como el francés Stephane Peterhansel y su compatriota Sébastien Loeb, el mejor piloto de rally de la historia, quien hará su debut en el Rally Dakar.

Publicidad

La octava edición de la competencia en Sudamérica arrancará el sábado en Buenos Aires y recorrerá cerca de 10.000 kilómetros hasta la meta el 16 de enero en Rosario, provincia de Santa Fe, en el este de Argentina. En esta oportunidad no tocará el desierto de Atacama, Chile, ni las dunas de Perú. Del 7 al 9 de enero la carrera se trasladará al salar boliviano, con el ingrediente de la altura sobre el nivel del mar.

“Será una carrera más veloz que en otros años porque se corre gran parte en la Argentina”, dijo Al-Attiyah, dos veces ganador del Dakar (2011, 2015). “Me alegro por el nuevo recorrido que debería convenirme con bastantes etapas del tipo WRC (campeonato mundial de Rally)”, apuntó el piloto del equipo Mini.

El príncipe, que también practica tiro al disco y competirá en los próximos Juegos Olímpicos de Río, tuvo especial atención en la preparación física debido a que “el año pasado sufrí mucho la altura en Bolivia”. Para mejorar la adaptación realizó varias sesiones en una cámara que simula altitud.

La escudería francesa Peugeot ha retornado a la competencia con un equipo de pilotos ilustres: Peterhansel (12 veces ganador en moto y auto), el español Carlos Sainz (campeón 2010) y el francés Cyril Despres, quien cambió moto por auto. También alista a Loeb, piloto récord del rally con nueve títulos y que ahora busca nuevos desafíos en el Dakar.

“Mi objetivo es ganar un día el Dakar. Voy a trabajar mucho para ello y veremos”, afirmó Loeb.

Al-Attiyah dice que no le preocupa el León sino Toyota, liderado por Giniel De Villiers, ganador en 2009, y también ve un duro rival en su compañero en Mini, el finés Mikko Hirvonen. En esta misma escudería alemana competirán el chileno Boris Garafulic y el argentino Orly Terranova con aspiraciones de podio.

En motos, por primera vez no competirá ninguno de los campeones de las ediciones anteriores. Sin Despres ni el español Marc Coma, el portugués Paolo Gonçalves y el español Joan Barreda, ambos de Honda, animarán la competencia.

La octava edición del Dakar también marcará el regreso de los hermanos Patronelli, Marcos y Alejandro, en cuadriciclos. Los argentinos, del equipo Yamaha, se repartieron cuatro ediciones y no competían desde 2013.

En camiones parece difícil que corra riesgo la hegemonía de los rusos Andrey Karginov, Eduard Nikolaev y Ayrat Mardeev, del equipo Kamaz, ganadores de las tres últimas ediciones.