Ecuador. Domingo 28 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Emelec venció 2 a 0 a Independiente y se tomó Sangolquí

QUITO, ECUADOR, 05 de MARZO 2016. En el estadio Rumiñahui Independiente del Valle recibe al Emelec. En la foto Fernando Pinillo de Emelec anota un gol. FOTO API/JAVIER CAZAR.

API – A pesar de los baches, un buen partido de Emelec que superó a Independiente en Sangolquí. Pinillo y Gaibor dieron el triunfo a los tricampeones, que sanaron la herida del lunes en Samanes.

Emelec, que jugó sin centro delantero por la lesión sorpresiva de Dennis Stracqualursi, venció a Independiente con claridad en Sangolquí. Buen partido del equipo de Omar De Felippe que, ante la adversidad, sacó algunos recursos interesantes.

El primer tiempo fue intenso. Los locales tuvieron mucha más recurrencia en el área contraria y por poco marca por intermedio de José Angulo y Emiliano Tellechea. Emelec se defendía con sus dos líneas de cuatro cercanas a Dreer y contragolpeó con el despliegue de Byron Mina y Óscar Bagüí por las orillas.

Justo antes del descanso. Falta en el área contra Tellechea y el penal que se decretó en el Valle. Tras de la pelota fue Junior Sornoza y falló ante un concentrado Esteban Dreer que estuvo atento para adivinar con su estirada a media altura.

En el complemento, De Felippe hizo ingresar a Guanca y su equipo escaló algunos metros en campo contrario. Al minuto 50, centro cruzado al área de Independiente y apareció Fernando Pinillo para poner el 0 a 1. Gran cabezazo del joven central eléctrico que se lesionó después del tanto.

Cuando parecía que los locales conseguirían el empate, una imprudencia en el área de Independiente y el penal que se decretó a favor de Emelec. Tras de la redonda fue Fernando Gaibor que reventó el arco con un remate decidido al centro de la portería. El Bombillo se puso 0 a 2 en el score y liquidó la historia en el Valle, una cancha que no conquistaba desde 2011 y que es tradicionalmente esquiva en sus últimas campañas. (D)