Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

James y Cavaliers desactivaron a Warriors con una gran estrategia

El jugador de los Cavaliers de Cleveland LeBron James (23) conduce el balón ante su rival de los Warriors de Golden State Andre Iguodala durante la primera parte del Juego 3 de la final de la NBA, en Cleveland, el 8 de junio de 2016. (AP Foto/Tony Dejak)

Cleveland (EEUU), 8 jun (EFE).- El alero estrella LeBron James y los Cavaliers de Cleveland se reencontraron con su mejor baloncesto en el Quicken Loans Arena, el campo donde están invictos en lo que va de playoffs, y vencieron por 120-90 a los Warriors de Golden State en el tercer partido de las Finales de la NBA.

Publicidad

James aportó un doble-doble de 32 puntos, 11 rebotes y seis asistencias, y encabezó el ataque de los Cavaliers que estuvieron siempre en control del juego y el marcador.

“Por primera vez en la serie hicimos nuestro mejor juego, fuimos el equipo que deseábamos en todas las facetas y sobre todo en el apartado de la estrategia que montaron los entrenadores a los que hay que darles el crédito”, declaró James al concluir el partido.

La victoria fue la primera que alcanzaron en la serie que disputan al mejor de siete y que pierden por 1-2.

El cuarto partido de la serie se jugará el viernes en el mismo escenario del Quicken Loans Arena y la victoria de los Cavaliers garantiza la vuelta de la serie al Oracle Arena de Oakland, donde se jugará el quinto encuentro, la próxima semana.

Junto a James, el base Kyrie Irving, aportó 30 puntos, incluidos 19 en la primera parte, cuando los Cavaliers ya tuvieron ventaja parcial de 51-43 y mostraron una versión completamente diferente a la que dieron en los dos primeros partidos disputados en Oakland.

El que más cambió fue precisamente el escolta J.r.Smith que surgió como el factor sorpresa ganador al conseguir 20 puntos, incluidos cinco triples de los 12 anotados por los Cavaliers, que también dominaron en el juego interior con el pívot Tristan Thompson que aportó un doble-doble de 14 tantos, 13 rebotes y dos asistencias.

A pesar que no tuvieron al ala-pívot titular Kevin Love, al no haberse recuperado de los efectos de la conmoción cerebral que sufrió en el segundo partido, los Cavaliers dominaron en el juego interior con 52 rebotes por tan sólo 32 de los Warriors.

Los Cavaliers, que tuvieron un 53 (48-91) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 48 (12-25) de triples, comparados al 42 (32-76) y 27 (9-33), respectivamente, de los Warriors también consiguieron mejor control del balón al tener sólo 13 pérdidas de balón por 18 de los actuales campeones de liga.

Los Warriors esta vez no brillaron en ninguna de las facetas del juego colectivo ni tampoco individual con el base Stephen Curry como su máximo encestador al aportar 19 puntos, pero sólo logró dos en la primera parte y concluyó el partido con 6 de 13 tiros de campo, incluidos 3 de 9 triples.

“No hay nada que objetar, ellos jugaron mejor que nosotros porque nunca estuvimos en el partido ni hicimos las cosas necesarias para luchar por el triunfo”, declaró el entrenador de los Warriors, Steve Kerr. “Ya lo dijimos ayer, la serie de unas Finales de la NBA pueden cambiar de dirección en cualquier momento”.

El alero Harrison Barnes llegó a los 18, incluidos 10 en la primera parte, y el escolta Klay Thompson anotó 10 tantos, pero tampoco pudo destacar, en parte por la pared ilegal que le puso el pívot ruso reserva Timofey Mozgov, que le obligó irse a los vestuarios a recibir tratamiento en la pierna izquierda.

Volvió a la acción, pero no fue el jugador eficaz en el ataque al fallar 9 de los 13 tiros de campo que hizo, incluidos seis de siete intentos de triples.

Mientras que tampoco el banquillo de los Warriors tuvo la inspiración de los dos partidos anteriores y sólo el escolta Andre Iguodala respondió con 11 puntos y ser el mejor encestador del equipo al anotar 5 de 7 tiros de campo, incluidos un triple de dos intentos.

El escolta reserva brasileño Leandro Barbosa, decisivo en los dos partidos anteriores con su eficacia encestadora, esta vez logró ocho puntos al encestar 2 de 5 tiros de campo, falló un intento de triple, y acertó 4 de 6 lanzamientos desde la línea de personal en los 17 minutos que jugó, además de repartir dos asistencias y recuperar dos balones.

Su compatriota, el pívot Anderson Varejao, exjugador de los Cavaliers, que volvió a Cleveland, salió 10 minutos como reserva y logró un punto al anotar 1-2 desde la línea de personal, capturar dos rebotes y dar dos asistencias. (D)

Publicidad