Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Chevron pide recurso de casación e intenta anular el juicio

La empresa petrolera estadounidense Chevron pidió el viernes a través de un recurso judicial la revisión de todo el proceso judicial en el que fue sentenciada a pagar 9.510 millones de dólares por contaminar parte de la amazonia norte en Ecuador.


Publicidad

La empresa presentó un recurso de casación ante la Corte de Justicia de la provincia de Sucumbíos, la que cuenta con tres días hábiles para responder si lo acepta o rechaza. En caso de que sea aceptado, el pedido pasará a la Corte Nacional de Justicia, en la capital ecuatoriana.

El recurso de Chevron plantea que las cortes inferiores violaron la ley al rehusar corregir lo que ellos describen como un “amplio fraude y corrupción cometidos por los abogados de los demandantes y sus representantes”. El recurso alega que la sentencia de la corte inferior se fundamenta en evidencia fraudulenta y sin fundamento científico; que la sentencia se basa ilegalmente en la aplicación retroactiva de la ley; que ésta ignora la liberación de responsabilidades otorgada a Texaco Petroleum Company (Tex Pet) por el gobierno ecuatoriano luego de la remediación realizada en los años 90 en un número de sitios proporcional a su participación accionaria; y que la sentencia concede indemnizaciones punitivas y otros daños nunca pedidos en el reclamo de los demandantes y no autorizados por la ley ecuatoriana.

“Durante todo el litigio, los jueces, actuando de manera corrupta y confabulando con los abogados de los demandantes, han generado injusticias, en lugar de corregirlas”, ha dicho Hewitt Pate, vicepresidente y consejero general de Chevron. “El pedido de casación realizado el día de hoy le da a la Corte Nacional de Justicia una oportunidad para corregir las graves injusticias que se han cometido en este caso”.

Un comunicado señaló que Chevron pidió a la corte “que tome todas las medidas necesarias para detener la ejecución de la sentencia de Lago Agrio hasta nuevo aviso del Tribunal, incluyendo la suspensión de cualquier requerimiento de que Chevron deposite una garantía para prevenir que se ejecute la sentencia durante el proceso de casación”.

“Cualquier requerimiento de garantía violaría las obligaciones internacionales del Ecuador de acuerdo a la orden del Tribunal de Arbitraje y, por lo tanto, Chevron no tiene ninguna obligación de depositar dicha garantía”, señaló la petrolera.

La información asevera que la sentencia “ignora la liberación de responsabilidades otorgada a Texaco Petroleum Company (Tex Pet) por el gobierno ecuatoriano”. Texaco pasó posteriormente a formar parte de Chevron.

Añadió que Chevron busca otras alternativas de justicia a través de procedimientos legales fuera de Ecuador.

A través de un comunicado de prensa, el Frente de Defensa de la Amazonia, que actúa como demandante, dijo que “Chevron vuelve a buscar un tratamiento especial no ha otorgado ningún otro litigante en la legislación ecuatoriana. La petición de Chevron de que el requisito de fianza no se aplique… viola las leyes de protección del lado ganador” del litigio.

Añadió que “queremos reiterar que Chevron tiene todo el derecho a apelar ante la Corte Nacional de Justicia, de solicitar la revisión del juicio y las decisiones… pero no tiene derecho a un trato especial” en lo referente a la fianza de garantía.

El abogado de los demandantes, Pablo Fajardo, y el dirigente del Frente de Defensa de la Amazonia, que patrocina la demanda, Luis Yantza, no estuvieron disponibles de inmediato para comentar el recurso presentado por la compañía estadounidense.

La casación permite revisar cualquier proceso judicial a fin de garantizar derechos de los peticionarios. Chevron buscaría de esta manera la anulación del juicio.

El 5 de enero la Corte de Sucumbíos ratificó en segunda y definitiva instancia una sentencia de febrero de 2011 imponiendo una multa de 9.510 millones de dólares a Chevron para resarcir los daños causados en este país.

El juicio contra Chevron comenzó en 1993 cuando 88 ecuatorianos presentaron ante una corte federal de Texas una demanda por daño ambiental. En 1994, el mismo grupo presentó una demanda ante tribunales de Nueva York. Ambas cortes desecharon la demanda, que finalmente recayó en la corte de la provincia de Sucumbíos, que tardó 18 años en dictar la sentencia.

En la ciudad de Lago Agrio en Sucumbíos, 180 kilómetros al noreste de Quito, se encuentran los principales yacimientos petrolíferos del país, que entre 1972 y 1990 fueron operados por Texaco, adquirida por Chevron en 2001.

* Con información de AP.