Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Republicana apoya despojar a Ecuador de preferencias arancelarias si asila a Snowden

Washington, 26 jun (EFE).- La legisladora republicana por Florida Ileana Ros-Lehtinen dijo hoy a Efe que apoya retirar las preferencias arancelarias a Ecuador, y tomar otras represalias, si Quito ofrece asilo político a Edward Snowden, el extécnico de la CIA acusado de espionaje en EE.UU.


Publicidad

El Gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha dicho que estudiará rigurosamente la solicitud de asilo político de Snowden y, al rechazar las acusaciones de Washington, insistió en que Quito no está provocando la situación actual.

Pero, en declaraciones a Efe, Ros-Lehtinen afirmó hoy que “las acciones de Ecuador contra los intereses de Estados Unidos no son nuevas”, y consideró que el Congreso debe sopesar medidas contra el Gobierno de Quito si decide dar cobijo a Snowden.

“Sólo el hecho de que Correa está considerando dar asilo a Snowden ilustra su descontento hacia EE.UU, y nosotros deberíamos tomar represalia por consiguiente, incluyendo el no extender las preferencias arancelarias con Ecuador”, afirmó Ros-Lehtinen.

Las preferencias arancelarias andinas, establecidas dentro de Ley de Preferencias Arancelarias (ATPDEA, en inglés), permite que los países andinos exporten sus productos a Estados Unidos libre de aranceles, como premio a sus colaboración en la lucha antidrogas.

Se calcula que unos 400.000 empleos en Ecuador dependen de ese beneficio arancelario, que afecta a poco más de 700 productos de ese país.

Pero la prórroga del programa, vigente desde 1991, vence el próximo 31 de julio y sólo el Congreso de EEUU puede extenderlo mediante una prórroga.

La legisladora de origen cubano recordó que en 2009, el Gobierno de Correa no renovó el Acuerdo de Cooperación bilateral, suscrito en noviembre de 1999, que permitía a Estados Unidos el uso de la base de la Fuerza Aérea ecuatoriana de Manta, al oeste del país andino.

Ese acuerdo, suscrito bajo el gobierno del democristiano Jamil Mahuad, establecía el acceso y uso por parte de EE.UU. de las instalaciones de la base militar para operaciones antinarcóticas pero, al no extenderlo, éstas terminarían en agosto de 2009.

La presencia militar de EEUU en Manta generó sospechas y críticas en diversos sectores de la sociedad ecuatoriana de que ese puesto servía para apoyar el combate contra la guerrilla en Colombia.

Ros-Lehtinen también mencionó como otro ejemplo de la presunta hostilidad de Ecuador el que en 2011, Correa expulsó al embajador de EEUU en Quito.

Además, dijo la legisladora, el mandatario ecuatoriano “ha liderado esfuerzos por tratar de debilitar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, porque la situación de derechos humanos en Ecuador continúa deteriorándose”.

Por último, señaló que la nueva ley de comunicaciones adoptada en Ecuador “demuestra los abusos contra la libertad de expresión en Ecuador, cuando los periodistas son objeto de amenazas y demandas judiciales del Gobierno”. EFE