Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Quién es el hombre que compró The Washington Post?

Los Ángeles (EE.UU.), 5 ago (EFE).- Jeff Bezos, creador de todo un imperio de libros digitales a través de Amazon, la compañía que fundó, pretende ahora con la compra del diario The Washington Post insuflar nuevos bríos al papel con la misma innovación y experimentación que caracterizan muchas de sus iniciativas.


Publicidad

“Necesitaremos inventar, lo que significa que necesitaremos experimentar”, afirmó Bezos en su carta a los empleados del periódico tras darse a conocer el acuerdo para vender el periódico insignia del grupo The Post Co. por 250 millones de dólares.

Amazon, con sede en Seattle, no tendrá ningún papel en la adquisición, pero Bezos se convertirá en su único propietario cuando se complete la venta, probablemente dentro de 60 días, según el Post.

Y aunque Bezos, de 49 años, promete no estar al frente del diario en su “día a día”, sí asegura que habrá “un cambio en los próximos años” y que internet jugará un papel fundamental en él.

“Estoy entusiasmado y soy optimista acerca de esta oportunidad para la invención”, afirmó este millonario conocido por su visión y claridad de pensamiento.

Hijo de cubanos, su madre tenía 17 años cuando dio a luz a Jeffrey. Nacido en Albuquerque (Nuevo México) en 1964, el fundador de Amazon está casado con la novelista Mackenzie Bezos, con la que tiene cuatro hijos.

Se trata de una pareja muy celosa de su intimidad que, sin embargo, sorprendió en julio de 2012 al realizar una donación de 2,5 millones de dólares a Washington United for Marriage, un grupo que apoya los derechos al matrimonio homosexual en el Estado donde reside.

Graduado en Ingeniería Eléctrica e Informática en la Universidad de Princeton. Trabajó en Wall Street y tuvo varios empleos, hasta que renunció antes de cumplir 30 años, en 1994, para fundar su propia empresa, Cadabra.com, una librería online, que funcionaba desde el garaje de su casa, en Seattle.

Junto a su esposa, el garaje de la casa se convirtió en el espacio donde se ubicaron los primeros tres servidores que procesaban los pedidos de libros.

En algún momento, rebautizó la empresa como Amazon.com y la sacó a bolsa en 1997, aunque no obtuvo beneficios hasta finales de 2001.

Lo cierto es que en 1995, unas 2.000 personas por día visitaban la página web y hacían compras a través del correo electrónico. Un año más tarde, las visitas trepaban a 50.000 por día.

Amazon permite adquirir sus productos, que son enviados por correo al domicilio del comprador.

En el año 2000, Amazon ya era una librería, vendía CDs, DVDs, productos electrónicos y los enviaba a cualquier lugar del mundo.

Amazon es hoy la mayor compañía del mundo de ventas por internet, aunque en 2012 su fuerte incremento de ventas, que llegaron a 61.090 millones, quedó anulado por un aumento aún mayor de los gastos operativos, que crecieron un 28 % hasta 60.417 millones.

Para los observadores, Bezos está más que calificado para ser dueño de un diario: es rico, es un innovador y está dispuesto a aceptar pocas ganancias. Eso está probado con su dirección de Amazon desde el principio. El mes pasado, Amazon.com Inc. declaró una sorprendente pérdida en el trimestre abril-junio, aunque sus ingresos aumentaron 22% a 15.700 millones.

Rick Edmonds, analista de medios de The Poynter Institute, comparó la compra del Post por parte de Bezos con la adquisición que hizo el multimillonario John Henry del periódico The Boston Globe por 70 millones de dólares, transacción anunciada el sábado.

Las dos operaciones sacan del mercado de valores publicaciones establecidas y muy queridas, que tenían que responder a los accionistas, los cuales exigían buenos resultados trimestrales.

“Esto significa colocar al Post en las manos de un individuo adinerado que puede demorar lo que quiera y gastar tanto dinero como estime conveniente para mantener al periódico en una posición fuerte”, dijo Edmonds. “Es una situación mucho mejor que una empresa con otros negocios de crecimiento rápido que intenta justificar esa misma inversión”.

No deja de resultar irónica la futura compra de The Washington Post por alguien que fue visto como una amenaza para el sector editorial, un negocio que mueve unos 35.000 millones de dólares anuales en EE.UU., debido a la proliferación de la lectura digital.

Con el lanzamiento del lector de libros electrónico Kindle, cuya versión original permitía almacenar hasta 200 libros y elegir entre una oferta de 90.000 títulos a la venta en su tienda online, además de suscripciones a los principales diarios, revistas y blogs del país, se planteó cuál sería el futuro de las editoriales en un mundo de libros digitales baratos y fáciles de descargar de la web.

El propio Bezos explicó que los ciclos editoriales se acortarían porque no sería necesario imprimir físicamente los libros y los costes bajarían, de forma que se reducirían los precios y animaría a la gente a leer más.

El sello innovador de Bezos está permanentemente presente en la empresa, cuyos últimos pasos adelante incluyen el lanzamiento de su propia moneda virtual, Amazon Coins, con el objetivo de fomentar el comercio de aplicaciones y juegos en su tableta Kindle Fire.

Pero sus intereses van más allá de Amazon y no duda en embarcarse en proyectos independientes, como cuando localizó en el fondo del Atlántico, en marzo del año pasado, los motores del cohete de la misión Apollo 11 que puso al primer hombre en la luna.

Su equipo consiguió detectar con imágenes de sónar los motores F-1 que propulsaron el cohete de la misión que llevó a Neil Armstrong y Buzz Aldrin a la luna en 1969 y que, como parte de la primera fase del proyectil, cayeron al océano.

Bezos es, además, junto con Richard Branson, fundador del grupo Virgin, uno de los millonarios que ha decidido embarcarse en proyectos para desarrollar vuelos suborbitales para civiles, en concreto a través del New Shepard de Blue Origin, otra empresa del creador y consejero delegado de Amazon. EFE

___

Este texto está basado en el escrito por Antonio Martín Guirado y difundido por la agencia EFE. Se han aportado datos de los periodistas de The Associated Press Brett Zongker, Marcy Gordon y Jessica Gresko en Washington, Michael Liedtke en San Francisco y Barbara Ortutay en Nueva York. Foto de Jeff Bezos, fundador y director general de Amazon, habla en un evento de la compañía de internet en Santa Mónica, California, el 6 de septiembre de 2012. (Foto AP/Reed Saxon, Archivo)