Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EE.UU. se convierte en el mayor productor de petróleo del mundo

Foto de Archivo: La República.

Washington, 23 oct (EFE).- La reservas de petróleo en Estados Unidos aumentaron en 5,2 millones de barriles la semana pasada y se situaron en los 379,8 millones, informó hoy el Departamento de Energía. Ha superado así a Arabia Saudí y se ha convertido en el mayor productor de combustibles del mundo.


Publicidad

La bonanza se debe a la extracción del petróleo de esquisto, una clase de hidrocarburo presente en territorio norteamericano, que con las nuevas tecnologías puede extraerse de manera más fácil y a precios razonables.

El aumento es superior a la subida de 3 millones de barriles que habían calculado los analistas. La agencia informó de que las reservas de crudo se encuentran por encima del promedio para esta época del año y son un 0,5 % mayores que las de hace un año.

Después de que se divulgaran los datos oficiales, el precio de futuros del petróleo crudo para entrega en diciembre bajó 1,31 dólares hasta los 96,99 dólares por barril (159 litros) en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

El informe señaló asimismo que en la semana que finalizó el 18 de octubre las refinerías petroleras en Estados Unidos operaron al 85,9 % de su capacidad. Estas cifras excluyen la Reserva Estratégica de Petróleo del Gobierno de Estados Unidos, que cuenta con 696 millones de barriles, el mismo volumen que en la semana anterior.

El total de existencias de crudo y productos refinados en Estados Unidos, incluida la Reserva Estratégica, alcanzó la pasada semana los 1.827 millones de barriles, comparado con 1.823,3 millones en la semana anterior.

Las nuevas tecnologías hacen preveer que el gigante americano logrará reducir drásticamente sus importaciones de petróleo en dos décadas e incluso ser exportador de gas, lo que le hará autosuficiente en términos netos en 2035, según la Agencia Internacional de Energía.

El ascenso norteamericano provocará cambios de calado en las relaciones económicas: la pujanza energética de EEUU podría mantenerle como mayor economía mundial más tiempo del previsto en detrimento de China y redefinirá su política exterior, o al menos la matizará de forma sustancial, al reducir casi a cero sus importaciones de crudo de Oriente Medio.