Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Dow Jones sigue cayendo al día siguiente de un gran desplome

Esta fotografía de archivo muestra un letrero de Wall Street en un costado del edificio de la Bolsa de Nueva York. (Foto AP/Mark Lennihan, Archivo)

Wall Street abrió hoy a la baja y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cedía un 0,09 % hasta quedar en 16.644,29 puntos, minutos después de comenzar las contrataciones, mientras que el selectivo S&P 500 descendía 0,2 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdía un 0,73 %.


Publicidad

Ayer, el mercado registró su peor jornada de 2014.

El promedio industrial Dow Jones se desplomó 334 puntos el jueves luego que un declive en las acciones de energía y temores en torno a la economía global provocaron una desbandada de inversionistas. Fue la mayor caída desde junio de 2013.

Fue también el tercer día seguido en que los inversores se embarcan en una montaña rusa. El martes el Dow cayó 272 puntos, y subió 275 unidades el miércoles. Aunque los movimientos de más de 100 puntos en el Dow se han vuelto más comunes a medida que las acciones han alcanzado récords en alza, los de más de 200 unidades habían sido inusuales hasta esta semana. Más de la mitad de los desplazamientos de 200 puntos este año han ocurrido en las últimas dos semanas.

El VIX, un medidor de inestabilidad que en ocasiones es llamado el “índice de miedo” de Wall Street, subió 26% a su nivel más alto desde febrero.

“Los giros violentos están provocando un caos para los administradores de fondos y los inversionistas activos (que esperaban) un cuarto trimestre sin sobresaltos”, dijo Todd Schoenberger, de J. Streicher Asset Management.

Después de más de tres años en que el mercado accionario se ha movido con tranquilidad, la inestabilidad ha vuelto y en grande, dicen los observadores. El mercado bursátil no había visto movimientos diarios como éstos desde agosto de 2011, cuando Standard & Poor’s degradó la clasificación crediticia de Estados Unidos. Subsecuentemente, la medida de S&P empujó al mercado bursátil de Estados Unidos a su última “corrección”, un término técnico que se aplica cuando las acciones caen 10% o más tras un alza reciente.

Los títulos descendieron al comenzar las cotizaciones el jueves, y las ventas se aceleraron una vez que los mercados europeos cerraron al mediodía del tiempo del Este en Estados Unidos.

Al concluir el día, el Dow había perdido 334,97 puntos (2% ), a 16.659,25. El índice Standard & Poor’s 500 retrocedió 40,68 unidades (2,1% ), a 1.928,21, y el compuesto del Nasdaq bajó 90,26 puntos (2% ), ubicándose en 4.378,34.

Pocas compañías salieron bien libradas el jueves. Los 30 integrantes del Dow, que agrupa a títulos de gran confianza, descendieron, y 482 de las 500 compañías del S&P 500 finalizaron el día con pérdidas.

Los temores en torno a la economía global, en especial en Europa y Asia, estuvieron de nuevo bajo los reflectores.

Una gran parte de las ventas del jueves ocurrió en las acciones de energía, en especial de empresas de petróleo y carbón.

“Europa está en apuros. Asia está en problemas. Japón pasa dificultades. Estados Unidos es la mejor casa de la cuadra en este momento”, dijo Jurrien Timmer, director de macroeconomía global en Fidelity Investments.

El crudo de referencia en Estados Unidos cayó 1,54 dólares a 85,77 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, su tercer declive consecutivo de más de 1,5%, El crudo Brent descendió 1,33 dólares a 90,05 dólares el barril en Londres.

El dólar cayó a 107,82 yenes, mientras que el euro bajó a 1,2687 dólares.

Los precios de la deuda gubernamental estadounidense se mantuvieron casi sin cambios. El rendimiento en el bono del Tesoro a 10 años se mantuvo en 2,33%.

Con la inestabilidad de esta semana, los inversionistas recurrieron al oro. El precio de este metal subió 19,30 dólares a 1.225,30 la onza.