Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alberto Acosta Burneo: el gobierno no ha sabido incentivar la inversión privada

Alberto Acosta Burneo en entrevista con Jorge Ortiz. Fotografía de La República.

El economista Alberto Acosta Burneo analizó, en el programa ‘24/7 con Jorge Ortiz’ la situación de la economía ecuatoriana ante el descenso del precio internacional del petróleo. De acuerdo a los datos de Acosta, el país vivió una bonanza petrolera, por los altos precios del crudo, que de 7% los ingresos petroleros llegaron a significar el 16% del PIB. A partir del 2011 comenzó el descenso de los ingresos petroleros en relación a la economía.


Publicidad

El Estado, por tanto, se ha visto obligado a buscar alternativas para financiar su nivel de inversión. El modelo económico impulsado por el gobierno ecuatoriano, que consiste en impulsar la economía a través del gasto público, ha debido recurrir al endeudamiento para sostener el nivel de crecimiento. El presidente Correa, ante esto, ya ha anunciado la posibilidad de reducir el nivel de inversión.

Acosta considera que no hay inconveniente en un endeudamiento a corto plazo. De hecho, el nivel de endeudamiento del Ecuador goza de buena salud ubicándose en el 26% del PIB. Pero como política indefinida es insostenible. “Yo creo que la estrategia del gobierno a corto plazo va a ser el endeudamiento rápido y acelerado. Crecerá hasta un nivel de 39% hasta el 2017”, apuntó el economista, en base a la planificación del Estado.

“Lo que se debe hacer es reimpulsar la economía a través de lo público y dar mayor importancia al sector privado”, recomienda Acosta Burneo, ante el hecho cierto de una desaceleración de la economía, “”crecimiento pero menor”.

Ante la desaceleración que se ve en la economía ecuatoriana, Acosta piensa que necesariamente habrá impacto a nivel de crecimiento en otras actividades económicas y, por tanto, en la recaudación tributaria, lo cual complicará el gasto corriente del Estado.

Si bien hasta ahora hubo una sensación de bienestar imperante, ante la reducción de la pobreza y el crecimiento de la economía, es claro, para Acosta, que la época de bonanza terminó. Y, a su criterio, desgraciadamente el gobierno no ha sabido incentivar la inversión privada”.

Acosta Burneo piensa que es el momento oportuno para cambiar las prioridades. “Lo probable es que el gobierno siga insistiendo en impulsar la economía por el lado público, entonces seguiremos endeudándonos rápidamente y (para) de esa manera mantener el crecimiento y esa sensación de bonanza y bienestar en la población”, piensa y añade: “pero lógicamente va a llegar un momento, no necesariamente en el corto plazo, puede ser en el mediano, en el que habrá que revertir esa política y darle peso a lo que es verdaderamente importante que es la inversión privada, es decir, productividad y competitividad”.

Analizó, además, la incidencia en el dólar, tomando en cuenta que un efecto relacionado podría ser el incremento de su valor, lo que nos volvería menos competitivos.

La necesidad y carencia de reservas, ante esta situación, es un elemento importante pues podrían compensar la indisponibilidad de recursos petroleros. Pero el gobierno actual no ha generado reservas para épocas de vacas flacas, a criterio del economista Acosta.

Alberto Acosta Burneo piensa que la falta de recursos será un problema para el régimen: “Es un gobierno que necesita de recursos, la popularidad se basa en la sensación de bienestar”.

Escuche la entrevista completa aquí: