Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fitch ratifica nota “B” al Banco Pichincha pese a entorno “desafiante”

Quito, 31 oct (EFE).- La firma calificadora global Fitch Ratings ratificó la nota “B” para las emisiones de largo plazo (IDRs, en inglés) del Banco del Pichincha, uno de los más importantes de Ecuador, pese al entorno supuestamente “desafiante” que existe en el país andino, informó hoy la entidad financiera en Quito.


Publicidad

La calificación, añade un comunicado de este banco privado, refleja “la fortaleza de su franquicia y participación de mercado, a la vez que su amplia base de liquidez y adecuada capitalización”.

Sin embargo, el texto señala que Fitch advierte de que “la incertidumbre política y regulatoria existente en Ecuador continúan pesando en las calificaciones del banco”.

“Estas incertidumbres” y “el desafiante entorno operativo limitan la rentabilidad del banco y su capacidad interna para generar capital”, indica el documento del banco sobre el informe de la calificadora, que no detalla sus dudas.

Además, aclara que la nota del Banco del Pichincha está limitada “por el riesgo soberano, esto es, la calificación que se da internacionalmente al Estado ecuatoriano”.

No obstante, en agosto pasado, la calificadora de riesgos Standard & Poors subió la calificación crediticia de Ecuador a largo plazo a B+, desde B, como resultado de una mayor flexibilidad fiscal, una posición de liquidez externa más sólida y una mejoría en el clima de inversión en el país.

Fitch, según el comunicado del Banco del Pichincha, agrega que “debido a la dolarización y a la inexistencia de un prestamista de última instancia, la liquidez de Banco Pichincha es conservadora y en línea con sus competidores domésticos, pero más alta que la de sus competidores internacionales”.

Calcula que la rentabilidad del banco ecuatoriano “es débil comparada con competidores tanto nacionales como internacionales y ha registrado una negativa tendencia desde 2012” debido a “regulaciones impuestas en años recientes”.

Sin embargo, considera que el Banco del Pichincha podría revertir esa tendencia “en el corto plazo, en vista de que el regulador (Estado) ha permitido a los bancos nuevamente cobrar comisiones y tasas en determinados servicios y la eficiencia está mejorando”.

“Los activos de Pichincha reflejan un nivel de deterioro durante el 2013 principalmente en las carteras de consumo y microcrédito, en un desafiante entorno operativo”, aunque “la cobertura de las reservas por riesgo de pérdida sobre la cartera con problemas excede a la de los bancos competidores”.

En la perspectiva de Fitch, “esta tendencia probablemente se estabilizará dadas las mejoras introducidas en las herramientas de gestión de riesgos” de la entidad.

Pese a la estabilidad de los indicadores, “la calificación de Pichincha tiene un limitado potencial de mejora en el corto plazo dado el desafiante entorno operativo y el impacto que este tiene en su desempeño”, agrega.

Según el informe de Fitch, las calificaciones del Pichincha “podrían sufrir presiones si la intervención gubernamental continua socavando el desempeño del banco, causando pérdidas operativas o un sostenido debilitamiento del patrimonio técnico de los bancos en conjunción con una reducción excesiva de las reservas para cobertura de riesgos”.

El Pichincha es una de las mayores entidades financieras de Ecuador con activos por 9.265 millones de dólares, a septiembre de 2014, lo que representa el 29,1 % de todo el sistema financiero ecuatoriano, informó la entidad.

Además, es la primera entidad financiera de América Latina que opera como banco comercial en España y tiene una importante presencia en Perú, Colombia y Estados Unidos. EFE