Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China aumenta su presencia internacional pero no busca un nuevo orden mundial

Firma de convenios en el gran palacio del pueblo en la capital de China, con presencia del primer mandatario ecuatoriano Rafael Correa y sus ministros, junto a su homólogo Xi Jinping. Fotografías: Carlos Rodríguez/ANDES.

Pekín, 8 mar (EFE).- China va a potenciar su presencia internacional este año, incrementando su cooperación con Rusia y buscando un acomodo con Estados Unidos, pero no busca crear un nuevo orden mundial, según aseguró hoy su ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi.


Publicidad

Wang, en su conferencia de prensa con motivo del plenario anual de la Asamblea Nacional Popular (la única que ofrece cada año), destacó también la celebración que Pekín hará del 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, con un nuevo aviso a Japón, y defendió la acción de su país en la disputada zona del Mar de China Meridional.

A pesar de la creciente asertividad china en el exterior, Wang aseguró que su país no busca crear un nuevo orden mundial sino reformar el actual de forma consensuada, y espera que los actos del 70 aniversario de la fundación de Naciones Unidas, en septiembre próximo, permitan avanzar en ese dirección.

Wang consideró que la ONU es un barco en el que China navega “con otras 190 países. Por supuesto que no queremos agitar el barco, sino que queremos trabajar con los demás pasajeros para asegurarnos de que navega de forma estable y con el rumbo adecuado”.

La cada vez mayor actividad china en la política internacional, proporcional a su creciente peso económico, incluye disputas periódicas sobre soberanía en aguas e islas en el Mar de China Meridional, lo que causa inquietud en varios países de la zona, como Japón, Filipinas o Vietnam.

Wang Yi aseguró que las actividades de construcción y ampliación que China ha realizado en algunas islas e islotes de la zona son “necesarias” y “legales”, a pesar de las protestas de otras capitales.

Dentro de su tono moderado, el ministro chino tuvo palabras amistosas y esperanzadoras hacia la relación con EEUU, Rusia u otra rival regional como es India, pero volvió a lanzar una advertencia a Japón a cuenta de la falta de contrición de Tokio por sus crímenes de guerra y atrocidades durante la Segunda Guerra Mundial.

Así, Wang Yi dijo que Pekín espera que la visita que el presidente chino, Xi Jinping, realizará a Estados Unidos en septiembre permitirá “impulsar un nuevo modelo de relación” entre las dos principales potencias mundiales.

El ministro dijo que si esa relación se basa en un proverbio chino (“la sinceridad obra maravillas”), Washington y Pekín llegarán lejos, y aunque advirtió de que habrá “desacuerdos” entre ambos dejó claro que “no debemos magnificarlos”.

Sobre Rusia, Wang insistió en la voluntad china de mantener e incrementar la cooperación económica, que para Moscú se ha convertido en un gran apoyo tras las sanciones occidentales por el conflicto de Ucrania, la fuerte caída del rublo y el desplome de los precios del petróleo.

También se mostró positivo con India, la otra potencia asiática y con la que China ha mantenido breves conflictos fronterizos, al recalcar que las conversaciones sobre la frontera común “continúan logrando progresos” y el tono positivo de la relación de Pekín con el primer ministro indio, Narendra Modi, que visitará China en mayo.

En cambio, Japón recibió una reprimenda en términos diplomáticos, ya que Pekín sigue considerando que ese país no ha admitido de forma suficiente sus crímenes de guerra durante la última Guerra Mundial.

Precisamente la conmemoración del 70 aniversario del final de ese conflicto, en el que los historiadores calculan que murieron más de veinte millones de chinos, será otro de los ejes de la política exterior china durante este año.

En otras cuestiones internacionales, como las negociaciones nucleares con Irán o la siempre difícil situación de la península Coreana, el ministro chino resaltó la activa contribución china y pregonó por la búsqueda de soluciones negociadas.

Wang destacó que China continuará este año extendiendo su acción en regiones como África y Asia Central, por ejemplo con la materialización de las llamadas Nueva Ruta de la Seda y Nueva Ruta de la Seda Marítima, que buscan lanzar la construcción de infraestructuras para promover los intercambios comerciales.

El objetivo es “la revitalización del continente eurasiático en su conjunto”, destacó.

También avanzó que China potenciará su acción diplomática para ayudar y proteger a sus ciudadanos en el exterior, después de que en 2014 el número de turistas chinos que viajaron fuera del país superó la barrera simbólica de los 100 millones, lo que supone “la mayor población flotante” en todo el mundo. EFE