Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jubilados en Grecia encuentran los bancos cerrados pese a ofertas de trato privilegiado

Jubilados escuchan a empleados de un banco en el que pasaron formados varias horas que no se les entregará su pensión en Atenas el lunes 29 de junio de 2015. (Foto AP/Petros Giannakouris)

ATENAS, Grecia (AP) — Angustiados jubilados griegos acudieron el lunes a las sucursales bancarias cerradas con la esperanza de cobrar sus pensiones mientras largas filas se formaban en las cajas automáticas tras la imposición de estrictos límites a la cantidad de dinero que puede retirarse de las cuentas bancarias.


Publicidad

En la sede del Banco Nacional de Grecia, en el centro de Atenas, pensionistas se vieron sorprendidos por la noticia de que, en contra de lo que habían escuchado, todavía no podían retirar su paga.

“Hasta las cinco de la tarde no sabremos qué sucursales abrirán”, les informaba un empleado que intentaba tranquilizar así a estas personas mayores, que habían escuchado que a partir del mediodía podrían cobrar.

El feriado impuesto hoy excluye exprofesamente a los pensionistas de las limitaciones, y contempla la apertura de una serie de sucursales dedicadas exclusivamente a ello.

Hoy es el día en que en principio debían cobrar todos los jubilados que perciben las pensiones de la Seguridad Social; mañana el de las cajas de autónomos y agricultores.

“Es que yo no llevo ya dinero y no tengo más que una libreta, no tengo tarjeta”, se quejaba una señora, coreada por otros hombres que se encuentran en la misma situación.

La sensación de intranquilidad era evidente en la cantidad de jubilados que hacía fila en sucursales bancarias con la esperanza de que se abrieran. Muchos ancianos griegos no cuentan con tarjetas que les permitan hacer retiros y deben hacerlos personalmente en las cajas, por lo que se les cerró totalmente el acceso al dinero. Una de las medidas más duras es el límite diario de 60 euros (67 dólares) a retiros en cajas automáticas.

“Llegué aquí a las 4 de la mañana porque necesito mi pensión”, dijo Anastasios Gevelidis, de 74 años, una de las 100 personas que esperaba afuera de la sucursal del Banco Nacional en Tesalónica, la segunda ciudad más importante del país.

“No tengo tarjeta, no sé qué va a pasar, ni siquiera tenemos dinero para comprar pan”, dijo. “Nadie sabe nada. Un empleado del banco vino a las 8 de la mañana y nos dijo ‘no recibirán dinero’, pero supimos que hay 70 sucursales que están abiertas”.

El Ministerio de Finanzas dijo que la forma en que se cubrirán las pensiones se dará a conocer el lunes por la tarde.

El viceministro de Estado, Terence Quick, dijo que se harán arreglos especiales para el pago de pensiones y que estas se pagarán en su totalidad ya que muchos jubilados no tienen tarjetas.

“El límite de retiro no es suficiente ni para cubrir necesidades básicas. ¿Qué puedo hacer con 60 euros? Sólo a la farmacia le debo 150 euros”, agregó Gevelidis.

Los controles de capital tienen el objetivo de detener la retirada de fondos de los bancos griegos y presionar a los acreedores internacionales para que realicen concesiones antes del vencimiento del programa de rescate el martes.

Una vez que expire el plazo del programa Grecia no podrá acceder a los 7.200 millones de euros restantes de su rescate, y es poco probable que pueda hacer frente a un plazo de 1.600 millones de euros de la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional ese mismo día.

El empeoramiento de la crisis ha sembrado de dudas el futuro financiero de Grecia y su pertenencia al bloque de 19 naciones que conforman el euro — e incluso a la Unión Europea.

Las bolsas de Asia se hundieron en su apertura el lunes, con los índices de Tokio, Hong Kong y Sydney perdiendo más de un 2%. Los precios del petróleo y el euro también cayeron. La Bolsa de Atenas permaneció cerrada.

Los inversores temen que Grecia abandone el auto y deje de pagar sus deudas, que tienen un importe de 30.000 millones de euros, lo que podría afectar la recuperación de la economía mundial y generaría dudas acerca de la viabilidad del euro a largo plazo.

Durante la noche se formaron enormes filas en gasolineras, con los preocupados conductores tratando de llenar sus depósitos y pagar las copras con tarjetas de crédito mientras sigan siendo aceptadas.

Aunque las transacciones con tarjetas de crédito y efectivo no se han limitado, en la práctica, la mayoría de minoristas no aceptaban compras con tarjeta en la mañana del lunes.

_____

Kantouris informó de Tesalónica, Grecia. Los periodistas de The Associated Press Lorne Cook en Bruselas, Lori Hinnant en París y Pan Pylas en Londres contribuyeron a este despacho.