Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fiscales alemanes allanan sede de Volkswagen

Una empleada de VW entra en una fábrica de la empresa a través de la puerta 17 en Wolfsburgo, Alemania. (Julian Stratenschulte/dpa via AP)

BERLIN (AP) — Fiscales alemanes realizaron este jueves allanamientos en relación con el escándalo de las emisiones de vehículos diésel de la Volkswagen.


Publicidad

La procuraduría de Braunschweig dijo que se realizaron allanamientos en la sede de VW en Wolfsburg y en otras instalaciones.

El objetivo era “obtener documentos y artefactos de almacenamiento de datos” para identificar a los participantes en las presuntas manipulaciones y explicar cómo se las llevó a cabo, dijo la fiscalía en un comunicado.

La semana pasada, la procuraduría inició una investigación para deslindar responsabilidades en el presunto fraude cometido mediante la venta de vehículos con datos de emisiones alterados. Los fiscales recibieron una decena de denuncias penales de ciudadanos y de la propia VW.

El veterano director general Martin Winterkorn renunció al estallar el escándalo en Estados Unidos el 18 de septiembre. Dijo en ese momento que no era consciente de haber cometido delito alguno. Lo reemplazó el jefe de Porsche, Matthias Mueller.

Volkswagen ha suspendido a cuatro individuos, tres de los cuales eran gerentes responsables de desarrollo de motores, y contrató a la firma de abogados estadounidense Jones Day para realizar una investigación.

Horas antes, el vicecanciller alemán viajó a Wolfsburg para dar un mensaje de aliento a los empleados de la automotriz y exhortó a la firma a que multiplique sus esfuerzos para aclarar el escándalo.

Sigmar Gabriel, que también es ministro de Economía, participó de una reunión de empleados de VW de Alemania y otros países mientras la empresa trata de determinar quiénes fueron responsables de la instalación de programas informáticos para engañar las pruebas de emisiones y con qué premura se puede reparar los 11 millones de vehículos que la contienen.

“Creo que es importante enviar el mensaje de que, al fin y al cabo, los empleados no deben pagar el precio de la conducta criminal de los gerentes”, dijo Gabriel en Wolfsburg, donde la empresa tiene su sede.

“Está claro que la compañía debe aclarar esta situación, y cuanto más ofensivamente lo haga, mejor”, dijo el funcionario. “Cuanto más defensivamente aborde la cuestión, más difícil será. Mi impresión es que la junta supervisora y el nuevo CEO lo saben”.

La compañía dijo que el retiro de los autos con la informática sospechosa podría comenzar en Alemania en enero y durar hasta fines de 2016. Según el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt, la compañía dijo en respuesta a la exigencia del gobierno de fijar plazos que se retirarían vehículos con motores de dos, 1,6 y 1,2 litros.

VW dijo que los motores de 2 litros necesitarán una actualización de la informática que estará lista a fines de año y se instalará a partir de comienzos de 2016, dijo Dorindt. Los vehículos con motores de 1,6 litros necesitarán “una modificación de ingeniería que según Volkswagen no debe esperarse antes de septiembre de 2016”. (I)