Ecuador. viernes 22 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rusia se asoma al rezago tecnológico permanente, advierte exministro Finanzas

El presidente ruso Vladimir Putin toma la palabra en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo en esa ciudad de Rusia, el viernes 17 de junio de 2016. Putin pidió el viernes a los líderes europeos mejorar los lazos con su país pese a las sanciones luego de reunirse con inversionistas de Europa que manifestaron su deseo por expandir sus negocios en Rusia. (AP Foto/Dmitry Lovetsky)

Vencer el rezago tecnológico y evitar que éste se convierta en un factor permanente e insuperable es el mayor reto al que se enfrenta la economía rusa de cara a los próximos años, alertó hoy el exministro de Finanzas ruso, Alexéi Kudrin, durante su intervención en el Foro Gaidar que se celebra en Moscú.


Publicidad

Países como Estados Unidos o Corea del Sur avanzan a pasos agigantados en el desarrollo tecnológico, y en una década pueden situarse en posiciones de liderazgo inalcanzables para el resto del mundo, mientras que Rusia corre el riesgo de quedar para siempre atrasada, agregó el prestigioso economista.

El descenso del nivel de vida de los ciudadanos, la contracción del potencial económico del país, e incluso la amenaza a la soberanía y a la capacidad defensiva, son algunas de las consecuencias, igualmente permanentes, que podrían derivarse del rezago tecnológico, advirtió Kudrin.

“Desde mi punto de vista, es el mayor reto al que nos enfrentamos en los próximos 10-15 años”, dijo el que fue ministro de Finanzas entre 2001 y 2011, ‘los años de gloria’ para la economía rusa, que salvo algunos paréntesis registraba por entonces crecimientos anuales superiores al 5 por ciento.

El recién terminado 2016 dejó una contracción del 0,5 por ciento, según los últimos datos oficiales, que se suma a un decrecimiento del 3,7 por ciento registrado el año anterior en lo que está la recesión más larga y profunda desde la década de los noventa del siglo pasado.

Tras casi tres años de recesión -provocada no sólo por el desplome de los precios del petróleo, sino también por las debilidades estructurales de la economía rusa- el país espera empezar a crecer de forma sostenida a partir de este mismo trimestre.

El nuevo ministro de Economía ruso, Maxim Oréshkin, espera que se logre un crecimiento superior al 1 por ciento este año, por encima del actual pronóstico de su propia cartera, que sitúa este dato en 0,6 por ciento.

“Creemos que en el segundo semestre de 2017 el crecimiento supere el 2 por ciento, lo que significará que ya en el primer semestre estará por encima del 1 por ciento. De esta forma, superaremos en 2017 los indicadores del pronóstico”, manifestó el titular de Economía.

Sin embargo, Rusia necesita crecer como poco por encima del 4 por ciento anual a partir del 2020 para lograr doblar su producto interior bruto hacia 2035, según la Estrategia de Desarrollo económico elaborado por el Centro de Estudios Estratégicos dirigido por Kudrin.

Desde hace varios años, subrayó el exministro de Finanzas, Rusia se encuentra en una dinámica de crecimiento que arroja datos incluso peores que durante los años 70 del siglo pasado, una etapa conocida como el “estancamiento” en la que el PIB de la Unión Soviética crecía por encima del 3 por ciento anual.

Las causas fundamentales de esta situación no son la caída del petróleo ni las sanciones económicas adoptadas contra Rusia por Occidente, sino que son “institucionales y estructurales”.

El rezago tecnológico, la falta de inversiones, la ineficacia de la administración pública, los problemas demográficos y de salud pública, la desconfianza en las instituciones y en el sistema judicial, y el clima empresarial son algunos de los ámbitos en los que se deben impulsar reformas estructurales para poner en marcha un nuevo modelo económico que funcione, concluyó Kudrin. EFE (I)