Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

OPEP aumentó bombeo en septiembre y ve más robusta demanda de crudo

OPEP

La OPEP aumentó ligeramente su bombeo de crudo el mes pasado, en un mercado caracterizado por el encarecimiento del petróleo y una perspectiva más optimista sobre la evolución de la demanda mundial de “oro negro”.


Publicidad

El informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) revela que la producción conjunta de los 14 socios del grupo subió en septiembre hasta los 32,748 millones de barriles diarios (mbd), un 0,27 % más que el mes anterior.

Con ello, superó el tope máximo de 32,5 mbd, vigente hasta el 31 de marzo de 2018 y desde el pasado 1 de enero, cuando entró en vigor el recorte de suministros acordado a fines del año pasado por los miembros del grupo y otros productores, como Rusia.

No obstante, la mayor parte del aumento se debió a la recuperación de los suministros de Libia y Nigeria, dos socios que quedaron exentos del compromiso de limitar su oferta debido a que estaban inmersos en conflictos internos.

Por otro lado, la OPEP ha revisado al alza sus previsiones sobre el crecimiento de la demanda mundial de crudo a corto y mediano plazo, tras ajustar también hacia arriba las perspectivas del desarrollo de la economía del planeta.

Para 2017 vaticina que el consumo de “oro negro” totalizará una media de 96,80 mbd, 1,45 mbd (ó un 1,52 %) más que en 2016 y 30.000 bd menos que lo estimado hace un mes.

El año próximo alcanzará los 98,19 mbd, lo que supone un aumento de 1,38 mbd (1,43 %) respecto a 2017, cifra que también supera en 30.000 a la calculada en septiembre.

Estas revisiones “reflejan principalmente” que “la economía mundial continúa mejorando”, señala el informe.

Además, alude a los pronósticos meteorológicos según los cuáles las temperaturas del inminente invierno en el hemisferio norte serán “más frías” que las de 2016, lo que impulsaría el consumo de combustible para calefacción.

“Con el mercado entrando en la temporada de invierno, los suministros de combustible destilado están notablemente ajustados, lo que representa un cambio respecto a los suministros excedentes observados en los últimos dos años”, destaca la OPEP.

En este contexto, recuerda que “las interrupciones (de producción en refinerías de EEUU) causadas por el huracán Harvey han profundizado la ya sostenida rebaja” de las existencias de destilados de Estados Unidos.

La situación difiere así claramente de la que provocó el desplome de los precios en 2014-2016, debido a un fuerte exceso de la oferta.

Entre mediados de 2015 y enero de 2016 el valor del barril de crudo bajó de más de 100 a menos de 30 dólares.

El pacto de los productores para reducir los suministros mundiales en cerca de 1,8 mbd ha logrado apuntalar las cotizaciones, que hoy superan los 50 dólares/barril.

El informe recuerda que el precio medio del barril de referencia de la OPEP registró tres subidas consecutivas hasta alcanzar en septiembre los 53,44 dólares, su nivel más alto en más de dos años.

Con respecto a la producción ajena a la organización, subió en septiembre hasta los 57,65 mbd, 0,31 mbd más que el mes anterior, y se espera que llegue a los 57,69 mbd de media en todo 2017, algo menos (en 10.000 bd) que lo calculado hace un mes.

Mientras que la previsión sobre el suministro del Reino Unido, Colombia y algunos países africanos “ha mejorado ligeramente”, el “crecimiento esperado en Estados Unidos, México Brasil, Rusia y el Chad ha sido ajustado a la baja”, precisa el documento.

Estados Unidos -y sobre todo la producción de petróleo de esquisto en ese país- sigue siendo este año el principal motor del de la producción rival de la OPEP, seguido de Brasil, Canadá, Kazajistán y Ghana.

En cuanto a los posibles efectos que podrá tener la reforma fiscal propuesta por el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la organización ve posible que la consistente rebaja de los impuestos beneficie a la industria petrolera de la primera potencia mundial. EFE