Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se inicia el Cerro de Cuentos

La narradora -o cuentera- Ángela Arboleda ha logrado durante ya ocho años un festival de gran calidad con cuenteros de varias partes del mundo: Un Cerro de Cuentos.


Publicidad

Esta noche a las 20:00 en el Auditorio del Centro Cultural Simón Bolívar (ex Maac Cine) se presentan cuenteros colombianos con su obra Fandango, luego del que el festival diera inicio el domingo pasado a la nueva edición en el cerro Santa Ana.

El reloj tocaba los primeros minutos de las 16:00 y el exterior de la iglesia Santo Domingo era testigo del inicio de una jornada llena de color y risas. De allí partió un grupo de personas hasta el sector Niño Divino, donde Catita Coque se instaló en una silla con un traje colorido y un sombrero de paja para contar el primer cuento del día, El conejo, informó diario El Universo.

Después de unos cuantos amorfinos, por los que fue aplaudida hasta el cansancio, Catita se levantó de su silla y un grupo de colaboradores de la actividad se dispuso a subir hasta la otra parada, la del cuarto callejón del cerro.

En el trayecto hacia cada una de las estaciones, el Cerro de Cuentos móvil entregaba alegría a través de las melodías de la orquesta Checho Band, que con instrumentos a cuestas interpretaba ritmos folclóricos de la Costa, dedicados a la provincia de Los Ríos, lugar al que en esta edición se rinde homenaje en el encuentro.

“Yo vengo de Puebloviejo, / cerquita de la sabana, / y vengo a cantarles versos / en el cerrito Santa Ana”. Al ritmo de dos guitarras, El Nuevo Don Toribio hizo su aparición en el cuarto callejón, una parada dedicada solo a las coplas de este colorido personaje.

Después de los amorfinos de Don Toribio, Raimundo Zambrano, el director artístico de la actividad, dirigió a los asistentes a la tercera estación, el callejón bucanero. “Es un festival pequeño en cuanto a número, pero grande en calidad. Los mejores narradores del mundo han estado aquí”, dijo Zambrano para describir el alcance cultural de Un Cerro de Cuentos.

Camino a la tercera estación se sumaron moradores del sector, y lo que comenzó con un grupo reducido ya formaba una manta de color, tipo procesión, en las gradas del sector no adoquinado del Santa Ana.

Henry Layana fue el siguiente artista. Con micrófono en mano y un sombrero campesino en la cabeza, cuando la tarde ya llegaba a su fin, deleitó a los oyentes con la historia La muerte y la señora Fulana de Tal.

A él lo escuchó atento Luis Vera, de 25 años, quien supo de la cita a través de los medios de comunicación y acudió con toda su familia desde Daule. “Es importante esta actividad, porque constituye una forma de distraerse, estar con la familia y con gente cálida que apoya la unión cultural”, comentó.

La siguiente parada fue sobre adoquines, en el escalón 355 del Santa Ana, y lo que había ido de subida se transformó en un colorido descenso hasta las siguientes paradas llenas de bailes y amorfinos en los escalones 234 y 152.

A las 19:00, la orquesta de la Policía Metropolitana aguardaba en la Plaza Colón para dar inicio a la inauguración de este festival de letras que durará hasta el próximo 28 de agosto. Allí dieron una muestra de sus historias los narradores Fernando Cárdenas, de Colombia, Claudio Ferraro, de Argentina, entre otros.

Apuntes

Esta noche se desarrolla la tercera jornada de la octava edición del Encuentro Internacional de Narradores Orales Un Cerro de Cuentos.

La presentación de hoy, a las 20:00, en el auditorio Simón Bolívar (Malecón y Loja), está a cargo de los colombianos Fernando Cárdenas y Mayerlis Beltrán. Su espectáculo se denomina Fandango. Esta noche es martes loco. Una persona paga $ 5 y entran dos.

“Es importante esta actividad, es una forma de distraerse, estar con la familia y con gente cálida que apoya la cultura”.
Luis Vera,
Asistente

“Es un festival pequeño en cuanto a número, pero grande en calidad. Los mejores narradores han estado aquí”.
Raimundo Zambrano,
Director artístico