Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Malia Obama ya es una adolescente

WASHINGTON (AP) — Una adolescente vive ahora en la Casa Blanca.


Publicidad

Malia Obama, la hija mayor del presidente Barack Obama, cumplió 13 años el lunes, el día en el que también se celebra la Independencia de Estados Unidos.

Como suele hacerlo, Malia compartió la fecha con sus padres y muchas personas más.

Obama y la primera dama Michelle Obama invitaron a cientos de militares de todo el país a la residencia oficial, quienes llegaron acompañados por sus familias para una parrillada y un concierto de la Organización de Servicios Unidos (USO por sus siglas en inglés) en el jardín sur. Los invitados tendrían una de las mejores vistas de los fuegos artificiales en el National Mall.

Ultimamente el cumpleaños de Malia ha sido una fuente de angustia para el presidente, pues sus declaraciones al respecto han ido del miedo a la aceptación de que su pequeña está creciendo.

En una conferencia de prensa del miércoles pasado en la Casa Blanca, el presidente dijo dos veces que Malia tenía 13 años, pero se adelantó cinco días a la fecha.

En otra ocasión al hablar de Malia y Sasha, de 10 años, en una entrevista televisiva reciente, Obama dijo que las dos son amables, respetuosas y responsables, además de que se portan bien.

“No podría pedir que fueran mejores”, dijo. “No espero un desastre completo para los próximos cuatro o cinco años, pero entiendo que la adolescencia es complicada”, agregó.

En un acto de recaudación de fondos, el mes pasado en Nueva York, en el que estuvo presente Whoopi Goldberg, Obama hizo referencia a una de las películas de la actriz , “Sister Act” de 1992, y dijo en broma que le había ayudado a decidir a dónde enviará a sus hijas.

“Están creciendo mucho y se están poniendo muy bonitas”, dijo Obama sobre Malia y Sasha.

En la cinta Goldberg interpreta a una cantante de Nevada que se esconde en un convento y se hace pasar por monja pues presenció un homicidio.

Unas semanas antes, el presidente recorrió una fábrica de Chrysler en Ohio y al ver a unos trabajadores que le daban los últimos toques a un jeep Wrangler, Obama dijo que el vehículo simboliza: “libertad, aventura y salirse de la carretera sin mirar atrás. Por eso Malia y Sasha nunca se comprarán uno, quizá hasta que tengan 35 años. No quiero nada de aventuras para ellas”.

Sin embargo, Obama también se acerca a su propio cumpleaños y este será importante, pues cumple 50 años el 4 de agosto, de modo que parece tratar de aceptar lo inevitable.