Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El rey de España prestó 1,2 millones de euros a su hija para comprar una casa

El rey Juan Carlos I de España transfirió 1,2 millones de euros en 2004 desde su cuenta personal a la de su segunda hija, la infanta Cristina, como un préstamo para que pudiera comprar una casa en Barcelona (España), donde vive con su marido, Iñaki Urdangarin, investigado en un caso de supuesta corrupción.


Publicidad

Un portavoz de la Casa del Rey explicó hoy a Efe esa circunstancia, después de que algunos medios españoles hicieran alusión a esas transferencias monetarias el monarca y su hija.

La información guarda relación con un documento de la Agencia Tributaria española incorporado a un sumario judicial conocido como “caso Noos” y en el que se investiga el presunto desvío de seis millones de euros de dinero público a una fundación con ese nombre y sin ánimo de lucro presidida a mediados de la pasada década por Urdangarin.

El juez de Palma (islas Baleares, Mediterráneo) José Castro es quien pidió datos a Hacienda sobre sus cuentas y operaciones financieras

En concreto, entre esos datos figura que el rey español hizo en 2004 dos transferencias de 600.000 euros cada una (1,6 millones de dólares en total al cambio actual) desde su cuenta personal a la de su segunda hija, según el portavoz.

Los dos movimientos bancarios respondían al préstamo que fue consignado mediante escritura notarial y reseñado debidamente en la declaración de Patrimonio que la infanta Cristina hizo en el ejercicio fiscal correspondiente, según la misma explicación.

Para adquirir la vivienda de Barcelona la hija del rey y Urdangarin pidieron también un préstamo hipotecario de seis millones de euros (unos ocho millones de dólares al cambio actual).

Los duques de Palma residen en esta finca, que han puesto a la venta.

Cristina de Borbón anunció a finales de julio su intención de trasladar su residencia a Ginebra (Suiza), donde la fundación para la que trabaja le ha encargado que coordine sus programas con diversas agencias de las Naciones Unidas. EFE