Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nelson Ned ha muerto

El bolerista y cantante religioso brasileño Nelson Ned, de 66 años, ha muerto en un hospital en Cotía, en la región metropolitana de Sao Paulo, de neumonía, según reporta el diario la Folha de Sao Paulo.

El bolerista y cantante religioso brasileño Nelson Ned, de 66 años, ha muerto en un hospital en Cotía, en la región metropolitana de Sao Paulo, de neumonía, según reporta el diario la Folha de Sao Paulo.


Publicidad

La Asesoría de Prensa de la Secretaría de Salud del Estado de Sao Paulo comunicó que el artista, quien vivía desde el último 24 de diciembre en una clínica de reposo, ingresó en el Hospital Regional de Cotía en “estado grave”, con una “infección respiratoria aguda”, neumonía y problemas en la vejiga.

El pequeño gigante de la canción“, apelativo que recibió por sus escasos 1,12 metros de estatura, se consagró en la década de los sesenta como una de las voces románticas más famosas de Brasil y su éxito internacional llegó con la grabación de varios discos en español.

Ídolo en países como Ecuador, Argentina, México y Colombia, entre otros, Nelson Ned enfrentaba problemas de salud desde hace varios años, que se agravaron en 2003 cuando sufrió un accidente vascular cerebral (AVC).

Como consecuencia del AVC, el intérprete de “Todo pasará” perdió la visión del ojo derecho y se desplazaba en silla de ruedas. También padecía diabetes, hipertensión arterial y Alzheimer en fase inicial.

Después de una vida de excesos, Ned se convirtió en los años noventa a la religión evangélica y desde entonces interpretaba con éxito música del género religioso, también en portugués y español.

Con 45 millones de copias de discos por todo el mundo, Ned fue el primer latinoamericano en vender un millón de discos en el mercado estadounidense, donde se presentó junto al español Julio Iglesias y al neoyorquino Tony Benett y en el que llenó tres veces el mítico Carnegie Hall de Nueva York.