Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El eurodiputado chavista exhibe hábitos austeros como José Mujica y el Papa Francisco

Pablo Iglesias. Foto de Archivo, La República.

Pablo Iglesias, el líder del movimiento español Podemos y confeso admirador del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, ha empezado su gestión en el europarlamento con hábitos tan austeros que solo se han visto en figuras como el papa Francisco y el presidente de Uruguay, José Mujica.


Publicidad

Según publica  hoy el diario El Mundo, Iglesias quiere demostrar que los políticos despilfarran el dinero público que el Estado les asigna para cumplir sus funciones. Y, en su caso, se ha propuesto ahorrar lo máximo posible.

Ha comenzado con su ropa, nada de marcas especiales que suelen costar un ojo de la cara. Es más, el diario español ha identificado que el pantalón que usaba en Estrasburgo, sede del Parlamento, es procedente de la China, de lo más barato que hay.

Luego sigue ejerciendo su economía popular con la búsqueda de un hotel en las afueras de la ciudad. No más de 70 euros, en una habitación compartida con sus compañeros de partido, quienes resultaron la gran sorpresa en las últimas elecciones para el parlamento europeo.  En una habitación triple, los eurodiputados no pagarán más allá de 25 euros cada uno. Y se sabe que una habitación en el centro de Estrasburgo, por más sencilla que fuese, no cuesta menos de 150 euros.

En la comida tampoco es un fino. Se contenta con los Self Service del comedor más barato de la sede del Parlamento, en donde los almuerzos van desde los 6 hasta los 10 euros. Y el vuelo, que de Madrid hasta Estrasburgo ronda los 1000 euros, fue descartado por completo. Iglesias ha escogido tomar los vuelos Low Cost, famosos por sus incomodidades y la prohibición de llevar equipaje, pagar no más de 100 euros, llegar hasta Franckfurt, y luego coger un autobús junto a sus compañeros para arribar a la ciudad francesa después de tres horas.

Todo esto en su primera semana como europarlamentario. Y a futuro, el alquiler de su piso también será compartido con dos camaradas de formación, todo por ahorrar.