Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La hija de Whitney Houston lucha por su vida, según su familia

Fotografía de archivo del 12 de febrero de 2011 de la cantante Whitney Houston (izquierda) y su hija Bobbi Kristina Brown en Beverly Hills, California. (Foto AP/Dan Steinberg, Archivo)

NUEVA YORK (AP) — Bobbi Kristina Brown quería cantar, actuar y bailar como sus célebres padres, Whitney Houston y el cantante R&B Bobby Brown. En cambio, ha protagonizado sobre todo titulares y tabloides por consumo de drogas y disputas familiares, los mismos peligros que descarrilaron las carreras de sus padres.


Publicidad

Al igual que ocurrió con su madre hace tres años, Bobbi Kristina fue encontrada boca abajo e inconsciente en una bañera mientras la industria de la música se preparaba para los premios Grammy.

Mientras la joven de 21 años yacía en un hospital ayer, la policía de Rosswell, Georgia, emitió un breve comunicado del incidente, indicando que sus agentes habían respondido a una llamada el sábado por su “ahogamiento” en su casa de un suburbio de Atlanta. El esposo de Brown, Nick Gordon, estaba en el lugar e intentó reanimarla mientras una amiga llamaba a emergencias.

“Bobbi Kristina está luchando por su vida y rodeada de su familia inmediata”, indicó el lunes un comunicado de la familia Houston. “Les pedimos que respeten nuestra petición de privacidad en estos momentos difíciles. Gracias por sus oraciones, buenos deseos y apreciamos profundamente su continuo apoyo”.

Sin detalles de la policía o la familia sobre su estado o qué podría haber causado la tragedia, muchos acudieron a la actividad en internet de la joven. Su último tuit, del jueves, reflejaba una evidente frustración por no haber logrado dar el salto en la industria del espectáculo: “Hagamos que esta carrera empiece a moverse, vamos, A TODOS USTEDES, ¡¿No nos podemos apurar?!”.

Las circunstancias del suceso eran muy similares a las del 11 de febrero de 2012, cuando la asistente de Houston encontró a la cantante sin vida, boca abajo en un pie (unos 30 centímetros) de agua en la bañera de su habitación del Beverly Hills Hotel. Las autoridades hallaron fármacos con receta, y mencionaron que los problemas cardiacos y el consumo de cocaína habían contribuido a su muerte, pero concluyeron que se había ahogado de forma accidental.

Bobbi Kristina, que entonces tenía 18 años, se vio tan afectada que tuvo que ser hospitalizada.

“No era sólo una madre, era una mejor amiga”, dijo poco después a Oprah Winfrey.

Bobbi Kristina se identificaba en Twitter como “Hija de la reina WH”, “Artista/Actriz” con William Morris & Co., y “LA ULTIMA de una raza extinguiéndose”.

Pero la sombra de su madre pesaba sobre ella. Houston tuvo su primera canción en el primer puesto de las listas de popularidad a los 22 años y luego toda una serie de canciones en primer lugar, vendió más de 50 millones de discos tan sólo en Estados Unidos. Su voz, una mezcla ideal de fortaleza, elegancia y belleza, volvió clásicas piezas como “Saving All My Love For You,” ”I Will Always Love You”, “The Greatest Love of All” y “I’m Every Woman”. Sus seis Grammy eran sólo una fracción de los premios que recibió.

Bobbi Kristina heredó todas las pertenencias de su madre, pero no su voz. Fuera de un reality show que duró poco, “The Houstons: On Our Own”, se le conoce principalmente por sus selfies e imágenes capturadas por paparazzi.

Houston conoció al astro de R&B Bobby Brown en los Premios Soul Train Music en 1989. La cantante y su novio rebelde se casaron en 1992, para molestia de la familia Houston. Era una relación tóxica, marcada por el abuso doméstico y las drogas.

Un año más tarde, tuvo a Bobbi Kristina, y aun cuando Bobbi Kristina era una pequeña, Houston dijo a la revista S2S que era una “junkie funcional”. Los problemas de adicción de su esposo también han sido muy conocidos. En el 2002 la familia llegó a la zona de Atlanta, atraída por el servicio de sanación de un cantante convertido en predicador evangélico.

Bobbi Kristina tuvo algunas participaciones en “Being Bobby Brown”, el reality show que desgraciadamente grabó para la posteridad a sus padres peleando, insultándose y en la corte. El Hollywood Reporter dijo “esto no sólo demuestra que Brown es incluso más vulgar que lo que los tabloides reportan, sino que le quita a Houston los únicos vestigios de dignidad”.

Poco después Gordon llegó a la familia. Houston nunca lo adoptó formalmente, pero se convirtió en una especie de hermano para Bobbi Kristina. Houston se llevó a los niños cuando buscó rehabilitarse en California en 2004, y cuando se divorció de Brown en 2007.

Los chicos, que se decían “hermano mayor” y “hermanita”, revelaron su romance un mes después de la muerte de Houston.

El anuncio del matrimonio de la joven pareja en enero 2014 afectó a algunos miembros de la familia. Su tía Patricia Houston obtuvo una orden de restricción contra Gordon, efectiva hasta abril de 2015.

“Por dios, risas, es increíble cómo el mundo te juzga por todo y por cualquier cosa”, tuiteó Bobbi Kristina en marzo pasado.

Para septiembre Patricia Houston elogiaba a su sobrina.

“Estoy muy orgullosa de Kissy. Los jóvenes de ahora se enfrentan a tantas cosas con los sitios de socialización y todo lo demás que se les presenta y tienen que usar todo lo que está en su poder para mantenerse a flote y mantener un buen cimiento, eso es lo que hace la familia”, dijo Patricia Houston a The Associated Press. “Tratamos de estar ahí para ella, simplemente tratamos de guiarla”.

A pesar de todo Bobbi Kristina no dejaba de expresar su amor por su esposo. La semana pasada tuiteó: “@nickdgordon Te extraño mami. Tanto. Te amo más cada segundo. ¡Aniversario!”