Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fernández celebra fiesta patria y doce años del kirchnerismo con acto masivo

Foto: taringa.net

Buenos Aires, (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, celebró hoy el 205 aniversario de la Revolución de Mayo y doce años de la llegada del kirchnerismo al poder con un acto multitudinario en Buenos Aires, en el que llamó a “profundizar” el “modelo” instaurado por Néstor Kirchner en 2003.


Publicidad

“Somos el Gobierno de la transformación y el cambio. (…) Este proceso de transformación de doce años debe ser profundizado, debe continuar”, dijo Fernández desde el imponente escenario montado a las puertas de la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, y ante una Plaza de Mayo colmada con fuerte presencia de jóvenes militantes kirchneristas.

Fernández, que dejará la Presidencia en diciembre próximo, cuando complete su segundo mandato, recordó que hace doce años su esposo, el fallecido Néstor Kirchner, llegaba a la Presidencia prometiendo “no dejar las convicciones en la puerta de la Casa Rosada”.

La presidenta aseguró que Kirchner, fallecido en octubre de 2010, puso el “foco” en “reconstruir y juntar los pedazos de país que le habían dejado” tras la crisis económica, política y social que estalló a finales de 2001.

“Dios sabe que lo que a él le sobraba era coraje y decisión para levantar la autoestima de un pueblo que había sido pisoteado y humillado. Lo hizo dejando cachos (pedazos) de su vida en el camino”, sostuvo Fernández.

Señaló que Kirchner “le dijo no” al proyecto del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y que, “contra todos los pronósticos, también se plantó frente a un cese de pagos que no había declarado y encaró una negociación con firmeza y responsabilidad”.

En un discurso de setenta minutos, Fernández recordó los “logros” de ella y de su antecesor en materia de economía, empleo, infraestructura, educación y cultura.

También reivindicó su política en materia de derechos humanos y dijo que Kirchner, integrante de una generación diezmada por la dictadura (1976-1983) saldó una deuda para con las víctimas de la represión.

“Hemos forjado una nueva identidad democrática. Los derechos humanos se han incorporado definitivamente a esta nueva identidad democrática de la que nadie puede renegar”, sostuvo la mandataria argentina.

Fernández dijo que los “logros” obtenidos en estos doce años “no han sido fáciles” porque fueron blanco de “críticas, injurias y palos”.

Afirmó que estos fueron los doce años “más felices” de su vida y también los más tristes, por la muerte de Kirchner, pero dijo que Dios, tras la pérdida de su “compañero”, le regaló sus nietos.

“Mientras sea presidenta voy a seguir defendiendo los intereses del país. (…) No tengo nada de qué avergonzarme. No tengo ninguna cuenta en el exterior que me puedan descubrir, al contrario, se las descubrieron a otros”, enfatizó Fernández.

“Quiero agradecerles a todos los argentinos, a los que me votaron y a los otros porque sé que en el fondo saben que las cosas que hicimos eran importantes para todos. Piensen cómo estábamos en mayo de 2003. ¿No están un poco mejor que en el 2003?”, preguntó la mandataria.

El discurso de la jefa de Estado, transmitido por cadena nacional, se dio en medio de una seguidilla de números musicales que iniciaron en la tarde de hoy y que, luego de su intervención, continuaron con las actuaciones, entre otros, de la banda argentina de rock Bersuit, los chilenos de La Ley y los mexicanos Molotov.

En coincidencia con el duodécimo aniversario de la llegada de Néstor Kirchner (2003-2007) a la Presidencia, las celebraciones por la Revolución de Mayo del 25 de mayo de 1810, el hecho histórico que marcó el inicio de un proceso que desembocó con la declaración de la independencia en 1816, se iniciaron el martes pasado.

En las primeras horas del día, Cristina Fernández participó de una misa en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, patrona de la Argentina.

Fernández, de 62 años, sucedió a su marido en la Presidencia en diciembre de 2007 y dejará el Gobierno a finales de este año en manos de quien gane los comicios de octubre próximo. EFE

(I)